Quiero compartir esta entrevista a Ken Robinson.

Me ha gustado especialmente y debo dar gracias por no incluirme en el grupo de gente que no disfruta con de su trabajo. En mi caso mi trabajo y mi más grata devoción están unidos y muy vinculados. Siempre desee escribir, hablar y ayudar a los demás y hoy en día tengo el placer de poder decir que me gano la vida escribiendo y hablando sobre los 3 temas que más me apasionan: la Crianza y la Educación Consciente y el Crecimiento e Indagación Personal. Doy conferencias, talleres, charlas, cursos… Escribo para revistas y otras webs, acompaño, apoyo y asesoro a mamas en la Tribu de Madres Conscientes y soy terapeuta Holística Humanista Gestáltica. Desde que venimos a Escocia hago sesiones online de terapia, asesoría, conectar con el niño que fuimos, la Biografía Emocional… Actualmente estoy con el equipo de Laura Gutman y sigo aprendiendo mucho. La verdad es que me siento una madre, mujer, esposa, amiga… muy privilegiada y afortunada por poder estar haciendo lo que más me gusta: Compartir mi experiencia personal y todo lo aprendido. Sanarme de mis heridas de infancia y luego poder ayudar a los demás a sanar las suyas es el mejor regalo que me ha dado la vida. Dar voz a los niños es mi máxima necesidad.

Os animo a escribir en un papel ahora mismo aquello que más deseáis hacer y como contribuir para hacer un mundo mejor, vuestros sueños… Yo lo hice hace unos años y os puedo asegurar que mi vida dio un giro impresionante. Cuando ponemos toda nuestra energía en aquello que nos apasiona todo, absolutamente todo lo necesario nos llegará. Como dijo Paolo Cohelo: “Cuando deseas algo desde lo más profundo de tu corazón… todo el universo conspira para que se haga realidad”. Hoy estoy viviendo mi propósito en plenitud.  Todo es posible, absolutamente TODO.

Las cosas, personas y experiencias nos llegan cuando estamos preparados para recibirlas.

"Tu tribu sabrá ver en tus fallos la semilla de tus éxitos"

… Si es que tiene la suerte de tener uno.

O la desgracia de conformarse con cualquiera. Afortunadamente, también

conozco gente que goza con lo que hace.

¿Cómo lo lograron?

Todos tienen en común que encontraron su elemento: ese lugar del que le hablaba donde coinciden tus habilidades con tus aficiones; lo que sabes hacer con lo que te gusta.

No todos nacen talentudos…

Es que todos tenemos talento si sabemos descubrirlo. Algunos con suerte lo descubren ya de niños con facilidad y el apoyo de su entorno y otros deben esforzarse para hallarlo: a veces contra su familia y amigos.

Y hay profesiones que son pura rutina.

No hay tareas rutinarias; sólo hay modos rutinarios de hacer una tarea.  Piense en cocinar, por ejemplo: puede ser un obligado aburrimiento o una creación excelsa.

Si todos tuviéramos un talento diverso, la inteligencia no se podría medir.

Es que no se puede medir: los test fueron un invento supremacista. En realidad, el talento es tan personal como la huella dactilar y hay tantos modos de ser inteligente como personas. No se trata de cuán inteligente eres, sino de qué modo eres inteligente.

Al final, el talento no paga las facturas.

Si haces algo a disgusto, acabas haciéndolo tan mal que al final no podrás ni pagar las facturas. Y eso pasa en la economía global: las tareas que se hacen de forma rutinaria acaban yéndose al país donde las hacen por menos. Sólo quien innova retiene el valor.

¿Tan mal ve usted la educación?

Ya le he dicho que la educación se ha reformado, pero no se ha  transformado. Y no pido que se exija menos en el cole, sino más al cole: debemos concentrarnos en localizar y potenciar ese talento único de cada uno. Nuestra escuela aún genera uniformización, pasividad y conformismo.

Es que también hay cada alumno…

Pero todos tienen un potencial, porque ser creativo no es un don que tienen algunos elegidos; es lo que nos hace humanos. Si eres persona, eres creativo. Y se aprende a ser más creativo como se aprende a leer. Es una facultad innata que todos desarrollamos.

¿Cómo se desarrolla la creatividad?

¿Cuántos sentidos hay?

Oído, vista, olfato, tacto, gusto…

Y el sentido del equilibrio; el cinestésico o propiocepción (la percepción de uno mismo y su relación con el espacio)… Y está además el termoceptivo… Pero ¿sabe por qué usted ha pensado sólo en los cinco sentidos?

¿…?

Por comodidad, que es la enemiga de la creatividad. Cuando algo nos parece evidente, no hacemos ningún esfuerzo por entenderlo. Así que usted me ha repetido los cinco sentidos y así se ha perdido la posibilidad de repensarlos y descubrir otros.

¿Y si no descubro mi supuesto talento?

Para empezar, no se ponga límites, y menos en el tiempo. La creatividad, como la vida, no es lineal. Puedes ser un niño creativamente viejo o un nonagenario creativamente joven. Y cada día el cerebro es diferente.

Sí, pero ¡qué hago para descubrirlo?

Lo estoy investigando ahora mismo. Se trata de hacer dos viajes: uno hacia el interior de ti mismo y otro hacia el exterior para proyectar tu talento. Y no son trayectos siempre consecutivos: pueden ser simultáneos.

Deme más pistas.

Conózcase. Y si usted quiere conocer a alguien: ¿qué hace? Pasar tiempo a solas con él: pase más tiempo conociéndose.

¿Y cuando me conozca?

Llegará un momento en que disfrutará de su propia compañía. Entonces encontrará y podrá sacar partido a su propia tribu creativa.

¿Quién es mi tribu creativa?

Las personas con quienes puedes ser tú mismo: generaciones literarias; equipos de investigadores; bandas rockeras o colegas con quienes inventas cosas: son quienes se aceptan y reconocen mutuamente el talento y lo hacen crecer juntos.

¿Puede ser sólo un amigo?

Fue mi caso: un profesor vio talento en un chaval poliomelítico de barrio y apostó por él. Tu mentor y tu tribu son quienes saben ver en tus fallos la semilla de tus éxitos.

¿Cómo me ejercito?

La creatividad es inteligencia aplicada a una tarea concreta y compartida con complicidad: genio solitario es un oxímoron.

¿Y el esfuerzo, el sudor, las lágrimas…?

Esfuerzo, claro, el mismo que hace un niño para ganar una carrera en el cole: sufre, pero también se divierte. La diversión incluye el sudor, pero nadie arriesga, innova ni experimenta si no disfruta haciéndolo.

Pues deme algunos truquillos…

Invente nuevos juegos con los juguetes de siempre; juegue a médicos con plumas de indio; replantee lo obvio hasta que deje de serlo… No acepte nada de antemano ni dé nada por sentado. Y compártalo todo.

¿Y si me roban las ideas los colegas?

Regale sus ideas y verá cómo por ensalmo aparecen otras mejores aprovechando el espacio que dejaron las que regaló.

¿Y si se ríen de mis ideas?

¡Ríase con ellos! Crear no es algo que te pasa, sino lo que haces cuando te pasa algo.

¿Cómo sé que he llegado?

Porque ser creativo no quita energía: la da. Las horas parecen minutos; las ideas fluyen y tú con ellas. Estás fuera del mundo y al mismo tiempo dentro de él.

Fuente: CLICK

Tribu de Madres Conscientes, te quieres unir: CLICK

 

Si te ha gustado, ¡comparte! A tus amigos también puede interesarles
Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR