En primer lugar pienso que la mayoría de niños menores de 12/14 años que piden ir o volver a la escuela es simplemente un síntoma de que alguna de sus necesidades básicas no está siendo satisfecha (principalmente la de la socialización). Me explico, no creo que lo que realmente quieran estos niños o jóvenes sea estar encerrados en la escuela 6-8 horas al día haciendo lo que un maestro les diga que es mejor para ellos. Memorizar datos, pasar o suspender exámenes, hacer deberes, seguir horarios fijos, estar la mayor parte del tiempo sentados, tener que pedir permiso para hablar o ir al baño… Lo que muchos buscan/necesitan/quieren… es estar con más niños de edades similares. Lo que muchos sacrifican por estar con más niños a veces no lo vale. Suelen pedir escuela por lo que representa: niños. No por lo que realmente es.

Conozco algún que otro caso de niños desescolarizados que pasado un año han querido volver a la escuela simplemente por que querían/necesitaban volver a ver y jugar con sus “viejos” amigos. También conozco el caso de varias familias que viven algo apartadas de la “sociedad” y cuando sus hijos/hijas han crecido han necesitado su “tribu” y al no tenerla han pedido cole que es el único sitio que conocen donde hay “muchos” niños/adolescentes.

¿Qué podemos hacer los padres/madres para prevenir que suceda eso? No es lo mismo pedir ir al instituto a estudiar algo en concreto que les apasiona que pedir ir a primaria simplemente para poder estar con más niños. No pienso que la escuela sea el mejor de los sitos para socializar. Personalmente, pienso que si un niño se socializa con varios (no creo que sean necesarios muchos) niños tanto homeschoolers como niños que van a la escuela regularmente y que tenga libertad de verlos cuando los necesite es bastante improbable que pida ir al cole simplemente para poder ver y estar con más niños. Aquí es donde entramos nosotros. Quizás nosotros no seamos personas muy sociables o no necesitemos estar con adultos muy a menudo pero esas son nuestras necesidades no las de nuestros hijos. Hay momentos en la vida de un niño en que sus amigos son lo más importante. Si vivimos sin escuela, las necesidades de nuestros hijos, creo y pienso yo, deberían en muchas ocasiones estar por encima de las nuestras. Es verdad que las necesidades de los padres también son muy importantes pero se pueden buscar formas para respetarlas sin necesidad de cuartar las de nuestros hijos.

Cuando son pequeñitos satisfacer sus necesidades es más fácil sin tener que salir tanto de casa aun que más intenso si se practica la crianza con apego y respetuosa (lactancia a demanda, colecho…) pero a medida que van creciendo, sus necesidades ya no solo dependen de nuestra presencia, atención… si no que ya entran en juego más personitas: sus queridísimos amiguitos del alma.

En resumen, si nos preocupa el tema de que quieran ir a la escuela en un futuro podemos relajarnos e intentar darles, ofrecerles… todo aquello que realmente vayan necesitando para evitar que busquen sustitutos o sucedáneos.

 

Si te ha gustado, ¡comparte! A tus amigos también puede interesarles
Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR