Aquí os comparto unos extractos de un capítulo de mi próximo libro: “Sin intimidad emocional no hay seguridad ni complicidad para poder compartir aquello que más nos preocupa, necesitamos o nos apasiona. Sin intimidad emocional los niños deben vivir sus experiencias en soledad. La intimidad emocional es presencia, vinculo, atención, disponibilidad, conversaciones sinceras, compromiso, aceptación, complicidad, ternura, seguridad, escucha, armonía, generosidad, altruismo y amor incondicional””. “La intimidad emocional es vital para que nuestros hijos puedan venir a nosotros y nos cuenten lo que más les preocupa, les asusta, les molesta, les inquieta, les interesa, les apasiona e incluso, explicarnos eso qué están necesitando y no obtienen de nosotros”. “Si los niños no nos cuentan o no comparten es porque no hay un ambiente suficientemente seguro y amoroso para ello. Quienes debemos crear dicho ambiente somos los adultos”. “Es vital que los niños tengan la confianza absoluta de que nosotros estamos por y para ellos y que siempre estaremos de su lado pase lo pase”. “Junto con la conexión emocional, la comunicación empática y conectiva y la presencia; la intimidad emocional es vital para poder crear un ambiente suficientemente íntimo y seguro para que cada miembro de la familia pueda expresar sus emociones, sentimientos y compartir sus problemas, sus inquietudes, sus dificultades, sus dudas, sus miedos, sus inseguridades, sus sueños, sus retos, sus pasiones e incluso su felicidad”. “Solemos mantener a los niños al margen de casi todo. Muchos niños viven vidas paralelas a las de sus padres y esa actitud nos aleja emocionalmente y nos distancia de ellos”. “Pensamos que interrogándoles estamos conectando o nos estamos comunicando. La vivencia real de nuestros hijos suele ser muy distinta. A los niños no les gusta tener que estar respondiendo a un interrogatorio, lo que desean y necesitan es poder acudir a nosotros en caso de necesidad”. “Muy pocos niños saben de las vidas de sus padres antes de su llegado. Algunos saben cómo sus padres se conocieron y cuando se casaron y poco más. Algunos no saben ni eso”. “He visto a muchos adolescentes mentir a sus padres sobre muchos aspectos de su vida por falta de intimidad emocional. Mienten para ser aceptados, por miedo y para evitar críticas y juicios”. “Algunos niños mienten para poder obtener aquello que llevan tanto tiempo necesitando y que ya pidieron de muchas otras formas pero al no sentirse tenidos en cuenta se vieron obligados a mentirnos por falta de escucha”. “Hay niños que sufren abusos físicos o sexuales y no lo explican por falta de seguridad o porque creen que al haber hecho algo “no correcto” se los culpará o no se los creerá”. “Si un niño no explica nada sobre estas vivencias hostiles y las vive en soledad es porque no se siente seguro, protegido ni a salvo con ningún adulto”. “Puede que no necesiten ni quieran compartir algo con nosotros, sobre todo entrando en la adolescencia, pero otra cosa muy distinta, es que no nos cuenten porque no hay un lugar donde haya escucha activa ni amorosa. Si hay verdadera conexión emocional en casa e interés, como madres que somos, podremos notar, percibir e intuir que algo está pasando”. “Para poder tener intimidad emocional con nuestros hijos es vital aceptar y validar eso que sienten y explorar qué nos pasa a nosotros y nosotras con su sentir”. “Si estamos desconectadas emocionalmente de nuestros hijos y no hay intimidad en casa no podremos darnos cuenta ni percibir cuando algo les esté afectando, molestando o inquietando. Incluso pudiendo llegar a intuir algo no haremos nada por inseguridad”. “Finalmente quiero comentar que nunca es tarde para empezar a crear esa intimidad emocional que nunca hubo. El mejor momento para empezar es ahora mismo. Aunque tengamos adolescentes en casa que ya no quieren saber nada de nosotros o que estén en un estado de enfado crónico con el mundo, siempre hay algo que podemos hacer por y para ellos. Siempre hay lugar para un poco más de amor”.

Yvonne Laborda
Terapeuta Humanista-Holística

Escritora y conferencista motivacional
Crianza Consciente
Educación Emocional
Unschooling: (aprendizaje autónomo)
Ex-profesora de inglés

Si te ha gustado, ¡comparte! A tus amigos también puede interesarles
Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies