Por Yvonne Laborda.
Autora del libro: DAR VOZ AL NIÑO.

Sin la necesidad de querer compartir y comunicar pensamientos, no hay necesidad, razón, motivación… para escribir.

  • Hay que tener algo que decir y a alguien a quien querer decírselo.
  • Si quieren comunicar algo en concreto y hacerse entender querrán escribir lo más correctamente y claramente posible (se preocuparan de no hacer faltas de ortografía).
  • Querer leer no es lo mismo que estar preparado para aprender a leer (cognitiva y neurológicamente hablando).
  • Enseñar a leer no es necesario cuando el niño está preparado.
  • Un interés en la lectura no es lo mismo que tener la habilidad para leer.
  • Cuando un niño está preparado para leer, simplemente lee.
  • Cuando un niño no está preparado para aprender a leer, hagamos lo que hagamos para enseñarle no le ayudará. Sólo le puede dañar.
  • Si realmente aprende a leer mientras le forzamos/enseñamos es por que simplemente estaba preparado. Coincidió su momento con la instrucción.
  • Enseñar y presionar pueden “matar” el interés y el deseo de aprender a leer. Y también dañar la relación entre padre/madre e hijo/a.
  • Nunca pensar: Aún “no lee” sino “ya leerá”. Y no comparar nunca a nuestros hijos con los niños escolarizados. Por norma general nuestros hijos (unschoolers) aprenderán las “competencias básicas” bastante más tarde que los niños escolarizados. No obstante saben mucho más sobre muchísimos otros temas (astrología, nutrición, medicina natural, plantas medicinales, flores, huertos, ecología, dinosaurios, prehistoria, diferentes culturas, geografía, planetas, cocina, carpintería, barro, manualidades, animales, libros, autores, religiones, música, idiomas, cuerpo humano, enfermedades…) que en la escuela ni se mencionan o se “estudian” más adelante. ¿Por qué le damos tanta importancia al leer, escribir y las “mates”, habiendo tanto más por descubrir? A fin de cuentas tarde o temprano lo aprenderán queramos o no.
  • ¿Cuántos de nosotros hemos visto a un niño aprender a leer o a escribir en “su” momento? ¿Cuántos hemos dejado que ocurra ese pequeño “milagro”? ¿Cuántos de nosotros pudimos aprender en “nuestro” momento?

NOTA: A mi, personalmente, me ha costado unos cuantos meses recuperar el interés y motivación de mi hija mayor por la lectura y la escritura. Cuando un día (de esto hace casi un año) me dijo que quería aprender a leer… me puse “manos a la obra” y fue un grave error ya que su cabecita aún no estaba preparada y lo único que conseguimos fue tener que dejarlo. Se desmotivó y perdió todo interés por leer. Y además pensó que a ella le ocurría algo “malo” ya que no podía leer cuando ella tenía el deseo. Leer no es un interés en sí. Más bien es la herramienta necesaria para obtener la información que deseamos sobre un interés. Pero esa información se puede obtener por otros medios mientras sus cabecitas se van preparando para el gran día: Les podemos leer nosotros, les podemos hablar de los temas que les interesan, pueden escuchar charlas, ver documentales, hablar con otros niños o adultos…

Ahora que mi hijo mediano, también, está mostrando interés por leer, le decimos que cuando este listo ya leerá mientras tanto le seguimos leyendo nosotros. No le preocupa en absoluto, sabe que todo tiene su momento.

En este otro artículo hablo más sobre cómo desescolarizar nuestras mentes.

En esta página hay un montón de testimonios sobre cómo aprendieron niños unschoolers a leer. Esta en inglés.

En este video nuestra hija nos explica cómo ha aprendido a leer y escribir de una forma muy autónoma.

Yvonne Laborda
Terapeuta Humanista-Holística
Escritora y conferencista motivacional
Crianza Consciente
Educación Emocional
Unschooling: (aprendizaje autónomo)
Ex-profesora de inglés
 
Si te ha gustado, ¡comparte! A tus amigos también puede interesarles
Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies