Siempre digo que encontrar a Yvonne me salvó la vida. Tal vez podéis pensar que exagero, pero os aseguro que no. Estaba en un momento crucial en mi vida, en uno de esos momentos que estás a punto de ahogarte, y de repente encuentras esa mano que tira de ti y te saca a la superficie.

Dicen que cuando uno está preparado para la lección el maestro aparece. Y ahí apareció Yvonne, en ese momento donde yo necesitaba entender qué me pasaba, por qué no me sentía feliz con mi maternidad, por qué a pesar de tener un recuerdo horroroso de mi infancia, no podía dejar de repetir los patrones que tanto mal me hicieron. Estaba desesperada y me sentía la peor madre y la peor persona del mundo.

Pero entonces apareció ella, alguien que puso palabras a mi sentir, que me hizo entender que lo que me ocurría no era porque fuese un monstruo o mala persona, dio sentido y organizó todo ese desorden psíquico que tanto daño estaba haciendo a mi hija, y por ende a mi (no hay nada peor que saber que estás haciendo daño a un hijo, pero no saber hacerlo de otro modo).

Ella puso palabras a aquello, me ayudó a organizar tanto desorden emocional y puso la mano sanadora y llena de caricias afectivas a las heridas del pasado. Ella me tendió una mano, me comprendió, abrazó y escuchó a mi niña herida a la que nunca nadie había dado voz. Y esa niña poco a poco pudo tranquilizarse y dar paso a la adulta, aquella que debe empoderarse para criar a una hija de un modo sano, maduro y feliz.

Aun estamos en el camino, pero si no hubiese sido por Yvonne, por la tribu de madres conscientes (a la que ella me acercó) ahora seguiría perdida y desesperada por no poder romper la cadena que me ataba a un pasado lleno de pena, rabia y dolor.

Un beso Yvonne… no se puede expresar con palabras lo que siento al haberte conocido.. y mi gratitud.. pero espero poder haberme acercado.

Malena Segura

Haber hecho trabajo personal contigo Yvonne, me ha ayudado a ser consciente de quién soy, no quien creía que era y que uno tiene el poder de sanarse a sí mismo, pero a veces estamos tan desconectados de nuestro ser esencial que necesitamos que alguien nos guíe y acompañe en este camino, para comprender de donde venimos, recordándonos quiénes somos y hacia dónde queremos ir y tú has sido una magnífica terapeuta/acompañante/guía para mí, ¡eres luz!

Me ha ayudado también a ser consciente de que dar a mi hijo lo que no tuve en mi infancia duele y que cuanta más paz interior exista en mí, más puedo sentirlo, “verlo” realmente, respetarlo, dejarlo ser tal cuál es, sin querer cambiarlo, amarlo incondicionalmente y eso ha sido mágico y sanador para los dos.

No solo me ha servido para relacionarme desde otro lugar más amoroso con mi hijo si no con el resto del mundo.

Contigo comencé a comprender y sacar todo eso que tenía dentro y que nadie le puso palabras, ¡gracias!

Me siento muy acompañada en este camino de crecimiento y conciencia contigo y con todas las mujeres que forman parte de “la Tribu de Madres Conscientes”,un lugar virtual pero a la vez cercano, íntimo, libre de juicios, donde se respira amor y mucho respeto, ha sido un gran descubrimiento este espacio de apoyo emocional y a la vez de aprendizaje, es un verdadero regalo para mí poder ser parte de esta Tribu virtual.

Continuaré avanzando para acercarme más a la madre que mis hijos necesitan que sea y con mi ejemplo ojalá inspire a más madres y padres aunque sea un poquito a que ellos también lo quieran ser para los suyos, tú eres pura inspiración para mí y para muchas más.

Ha sido un placer conoceros, a ti y tu familia en persona, ya formáis parte de nuestra vida.
MUCHÍSIMAS GRACIAS POR ESTAR SIEMPRE AHÍ, POR TODO LO QUE ME APORTAS Y SOBRE TODO POR DAR VOZ A LOS NIÑOS. ❤️

Laura Santander

Sigo a Yvonne desde hace varios años, sobre todo porque me ayuda a empoderarme e inspirarme en temas de crianza respetuosa y aprendizaje autónomo. He realizado la Biografia Emocional Humana con ella y estoy muy contenta y satisfecha. Me ha servido para adquirir una mayor conciencia de cómo fue mi infancia, adolescencia y juventud, de qué “estrategias” he adquirido para sobrellevarlo y de cómo todo ello puede estar afectándome a día de hoy. Sobre todo me está ayudando a no culparme y a ser más compasiva conmigo y en consecuencia con los demás. Hace poco que hemos acabado con las sesiones y sé que el dejarlo reposar me aportará nuevas conexiones y el empuje para tomar decisiones que me hagan mejorar como persona. Muchas gracias de corazón por el trabajo que realizas Yvonne.

Ane Yabar

Quiero agradecer a Yvonne y a Maria José por haber hecho esto posible y decirte a ti personalmente Yvonne, que has marcado un antes y un después en mi vida como persona y como madre. Ahora conozco mi historia personal, se lo que soy y porqué, he dado luz a todos los problemas que he tenido en la infancia y gracias a ello puedo identificar mis estados, problemas y mis automáticos. E incluso puedo deducir el porqué de los rasgos de mi persona y porqué en mi vida actúo de una manera y no de otra. He encontrado muchísimas respuestas, y aún mas nuevas preguntas. He visto el verdadero instinto animal que hay en el ser humano. Soy consciente de que me queda un largo camino por andar, pero gracias a ti Yvonne, y a todas, hoy me veo capacitada y con las herramientas suficientes para, de una manera autónoma seguir mi camino, cortando la cadena transgeneracional y respetando y cubriendo las necesidades de mi hijo Pau. Ya tengo las alas desplegadas.

Laura Caldés

Yo conocí a Yvonne a través de la Tribu de madres conscientes por una amiga en común, Marcela Angarita y de ahí contacte con ella y empecé un trabajo personal.
Para mi Yvonne como persona, me parece excepcional!  La siento; cercana, cariñosa, comprensiva, empatica, sencilla y muy humana.
En lo personal, me parece una gran profesional,  me ayuda mucho a darme cuenta y tomar conciencia, me encanta su manera de plasmarlo y su sinceridad en los ejemplos reales de su propia historia personal.
Y en la Tribu es una gran fuente de inspiración, dedicación y amor para mi.

Gracias Yvonne de corazón.

Veronica Corbacho

Cuando entre en la tribu me sentía muy pérdida, sentía que queria hacerlo de una manera diferente pero no podía, la teoría la sabía pero en la práctica no podía ponerlo en marcha… En la tribu empecé a sentir el apoyo que necesitaba, me sentía arropada, pero mi teoría todavía no conseguía ponerla en práctica, así que decidí hacer sesiones con Yvonne. Sacar a luz mi sombra, lo no dicho, poner voz a hechos de mi historia ha sido para mi el comienzo de un camino a mi luminosidad… Siento mucho agradecimiento a Yvonne y a la tribu… Gracias por poner voz a los niños y niñas, a los de ahora y a los que fuimos…

B.O.S

Yvonne! si conocerte fue un despertar a la conciencia , en primer lugar de quien he venido a ser yo, para poder brindarme a mis hijos de la manera mas responsable y amorosa que pueda desde aquel día que te escuche por primera vez , ahora transitando este nuevo camino , con dificultades duro pero feliz de haberme despertado para aprender a ser mejor mama.

Clarisa Mehring

Llevo poco más de 3 años siguiendo a Yvonne y desde que la conocí conecte enseguida con su mensaje hasta el punto de convertirse en mi mayor inspiración, me impresiona ver el conocimiento que tiene sobre crianza y educación consciente y respetuosa, su sabiduría me ha dejado maravillada, es un placer escucharle y ver cómo le da voz a los niños. Conoce muy bien todo lo relacionado con el comportamiento humano. El haber absorbido y llevado a la práctica todo este conocimiento durante estos años me ha empoderado, hasta el punto que me lancé a abrir mi propio grupo (virtual) “Un Modelo de Mamá” donde además de dar a conocer la crianza y educación consciente, doy apoyo emocional y de resolución de conflicto a más de 4.500 mamas de América latina y España, contando con el apoyo incondicional de Yvonne. Yvonne, además de ser mi amiga, es mi referente.
En la Tribu de Madres Conscientes vengo participando desde el primer momento, allí he encontrado un espacio cálido, respetuoso, amoroso y libre de juicios, también he encontrado la información, el apoyo y el sostén tan necesario para poder mantenerme en el camino, ya que este no es un camino de rosas, yo vengo de una infancia muy traumática y complicada, por eso he tenido que deshaprender muchísimo, para aprehender a conocer también el respeto y a brindar un acompañamiento más consciente hacia los niños. Me gustaría dar las gracias a su compañera de camino, María José Cifuentes, que también es para mí un gran ejemplo de mujer amorosa y respetuosa, además de ser una gran emprendedora y visionaria, también aprendo mucho de ella ya que es madre de dos adolescentes. Yvonne y Maria José hacen un gran equipo.

Marcela Angarita

Encontrar a Yvonne fue como descubrir el sonar claro y fuerte de un despertador, una voz confiable que me “desveló”, con luces de verdad, de muchas nieblas que había en mi vida. La contacté primero por actitudes personales mías que quería cambiar, y para mejorar la relación con mis hijos; y desde la primera sesión quedé impactada por su sabiduría y supe que Yvonne era la persona indicada para ayudarme en este proceso de indagación personal y de cambio tan necesario como radical. Me siento muy cómoda con ella porque es una persona amorosa, auténtica, respetuosa, elocuente y con mucha llegada al alma. Tiene un bisturí experto y suave, pero que llega adonde tiene que llegar. Su profesionalismo es sin igual, y la excelencia de su trabajo, ayuda dinámicamente. A veces, por ocurrencias metafóricas, ejemplos muy gráficos o frases graciosas; puedo recordarla durante cualquier momento y me río sola. Ella es amena y, cualquier tema serio, lo sabe dominar con alegría. Como si fuera poco, comencé a formar parte de la Tribu de Madres Conscientes que ella creó, un espacio virtual muy íntimo; en la que con sus intervenciones permanentes, donde tantas madres estamos siendo empoderadas, los consejos sencillos y prácticos que da, me ofrecen a diario ideas y herramientas cotidianas. Con ella que es genial, transmitiendo sus propias vivencias, tan genuinamente y de una manera natural y expresiva, siempre habrá un antes y un después en la vida de toda persona que se deje inspirar por ella.

Vanesa Leoni

Yvonne me ha ayudado a ponerle nombre a las cosas que me pasaron en mi infancia, a llamar al abuso, abuso, y a darme cuenta de lo profundamente dolida que estaba mi niña interior, de todo el daño que me habían hecho y lo más doloroso a ser consciente de todos los errores que como madre cometí en el pasado.

Gracias a Yvonne mi niña interior empieza a estar algo más contenta, y mis hijas están educando a sus hijos de una forma muy diferente, una de ellas se ha integrado en la “tribu de madres conscientes” para procurar ser la mamá que Sara (3 años) necesita.

Manuela Arias

¿Qué ha significado Yvonne Laborda en mi vida?

Ha puesto palabras a todo lo que yo he sentido, vivido y pensado sobre la Crianza y Educación. En lo personal su mensaje ha acompañado el día a día no solo en la relación con mis hijos, sino conmigo misma y mi entorno.

En lo profesional hemos sacado adelante distintos proyectos en los que he podido comprobar su autenticidad: Le hago unas pocas preguntas y despliega todo su mensaje. Con fuerza, con energía. No sabe lo que le voy a preguntar pero conoce perfectamente lo que quiere transmitir.

Mi experiencia ha sido encontrarme con una persona auténtica y coherente con su mensaje, incansable, alguien con quien todo fluye, deseosa de transmitir las respuestas que han dado resultado en su vida.

Su ejemplo, coherencia y autenticidad han sido y son la mayor bandera con la que me encuentro cada vez que estoy con ella.

Maria José Cifuentes

El trabajo personal contigo ha sido un antes y un después, una toma de contacto con mi realidad emocional, aceptar a mi niña interior, a mi joven interior, abrazarlas y a sentir amor por ellas. Me ha liberado de mucha carga de culpa que tenía y me ha enseñado a ser mejor persona, a decir lo que siento, a utilizar la verdad para sanarme y sanar mis relaciones. Me está haciendo colocar a las personas que forman parte de mi vida. Antes del trabajo personal contigo en muchas ocasiones estaba inquieta, con una sensación en el estómago de inquietud que no me hacía sentir bien, y ahora esa sensación la tengo menos veces, ya que sé identificar de dónde me viene, y entonces la acepto y abrazo.

Sobre la Tribu que para mí viene a ser una manera de sanar en manada, me siento parte de un grupo, respetada, mirada, tenida en cuenta, validada, escuchada, cómplice, acompañante de mujeres que cada una desde su lugar me aporta luz y deja que yo le aporte la mía. La Tribu es una fábrica de hacer kliks para mí, cualquier emergente, comentario, me hace conectar un poquito más con mi ser esencial. La Tribu me hace levantarme por las mañanas con ganas de compartir y de seguir en el camino de ser la madre que necesitan mis hij@s y de ser mejor persona.

Susie

Hace un tiempo hice la BH con el equipo de Laura Gutman pero me faltaba algo. Cuando me encontré con Yvonne y entré en la Tribu de Madres Conecientes e hice un trabajo personal con ella (ella combina la psicoterapia Gestalt y la BH) me ayudó mucho a ordenar y hacer los cambios en mi vida que necesitaba… Me he trabajado mucho personalmente pero Yvonne ha sido el toque final y decisivo que necesitaba. Yvonne siempre dice que las personas, libros, experiencias… nos llegan en el momento en que estamos preparados para recibirlos. Y en mi caso, así fue. Yvonne apareció cuando más la necesitaba. En la Tribu tengo todo el apoyo que una madre sola y desesperada anda buscando. Yvonne y su gran compañera de camino (como ella misma la llama) Maria José, hacen de la Tribu un lugar sin igual.
Gracias Yvonne por todo tu AMOR, mi familia también te está muy agradecida.

A. L

Conocí a Yvonne hace 3 años en un encuentro de ALE y me habló de su antiguo Blog “Aprendiendo todos de todo” (actualmente la sigo en yvonnelaborda.com). Me enganché enseguida a sus artículos, sus reflexiones, sus consejos… Hace más de 1 año, decidí formar parte de su Tribu de Madres Conscientes y considero que es una de las mejores decisiones que he tomado. La Tribu es como una gran familia, que te acompaña en el apasionante, pero muchas veces difícil, mundo de la maternidad, es un lugar donde refugiarse, sentirse comprendida, valorada pero no enjuiciada, un lugar donde puedes ser tu misma, donde nunca te sientes sola y donde siempre encuentras una mirada amiga, una palabra de apoyo, un abrazo en la distancia… es un regalo para cualquier madre y mujer. Hoy, Yvonne y todas mis compañeras de la Tribu, incluyendo a Maria José, forman parte de mi vida y de la de mi familia!! Y hemos tenido la gran suerte de poder llevar más lejos esa relación en la distancia y encontrarnos con Yvonne y su familia en otros encuentros de ALE, acercándose todavía más a nuestras vidas.

Además, Yvonne me ha ayudado a nivel personal a recorrer mi biografía, a ser mucho más consciente de lo que necesito trabajar en mi misma y a deshacerme de esa “culpabilidad” que parece que te invade cuando eres madre.

Gracias Yvonne por esta oportunidad para crecer como persona y como madre. Ayudándome a volver a conectar con la persona que realmente soy y conseguir que esté cada día un poquito más cerca de ser la mamá que mi hija necesita.

Sabrina

Adentrarme en la maternidad fue por mucho tiempo, como ir caminando por un bosque. En las noches tenía que seguir andando sin saber bien donde poner mis pasos y muchas veces fue doloroso y difícil. En el día, disfrutaba de los claros, y el paisaje aunque todavía dudaba en el andar. Hoy, un año después de haberme unido a la Tribu de Madres Conscientes y de haber iniciado mi indagación personal (BEH) con Yvonne, ese bosque ya no me da miedo. Sé que no estoy sola, sé de dónde vienen mis miedos e inseguridades, sé que voy por el buen camino y que se hace camino al andar. Ha sido una gran transformación en mí y mi familia; darle a mis hijos lo que necesitan, acompañarlos, aceptarlos y sentirme mejor persona. Gracias Yvonne y Maria José por dejarle a mis hijos y los hijos de muchos, un mundo mejor.

Luisa Skup

Yvonne , La tribu de Madres Conscientes, mi espacio de indagación personal, los talleres a los que he asistido, la formación en Crianza y yo….nos hemos ido encontrado en el momento preciso en el que lo necesitaba. Yo creo firmemente en la generosidad de la vida y desde ahí sé que lo que llega a mi vida es lo que necesito en cada momento y ¿para qué? para  encontrar-me a mí misma, para dar-me el permiso de ser quien soy y desde ahí poder acompañar al otro en su búsqueda.
La Tribu:
Un lugar para crecer desde el más profundo respeto, porque si con alguna palabra definiría a La tribu de Madres Conscientes es RESPETO, es la primera vez que experimento un espacio de crecimiento y apoyo grupal donde no hay cabida al miedo a abrirme, a compartir, a dar y pedir ayuda, a mostrarme tal cual soy en cada momento, porque no hay espacio para el juicio ni la crítica. Me siento VALIDADA y APOYADA en mi sentir, en cada momento se recoge lo que comparto, se le da un valor, un espacio, no se intenta cambiar ni negar. Es la energía que se genera y se respira lo que hace de este espacio un lugar único, un lugar donde nos “empoderamos” entre todas con el objetivo de dar a nuestros hijos y seres queridos la mejor versión de nosotras mismas.
Mi espacio de indagación con Yvonne:
“LA VERDAD CURA”: Acompañada por Yvonne ,en este espacio me doy el permiso para comprender y  sentir mi verdad, para darle voz y luz a toda esa parte de mi historia personal que nadie nombró, a la que nadie dio un lugar y que desde la sombra, desde el inconsciente condiciona mi presente y no me permite ser quien soy, no me permite ser feliz.
Los talleres a los que he asistido y la formación en Crianza Consciente:
Aquí aterrizo mi sentir con palabras  y ordeno lo que siento genuino en mí, para poder expresar y definir el camino que yo quiero seguir en mi vida, le voy dando forma y espacio. Escuchando a Yvonne llego a esa sensación tan gratificante para mí de… “eso, eso es lo que me pasa, lo que yo siento, lo que quiero, en lo que yo creo….” Yo vibro con la esencia de esta formación y desde ahí conecto con lo que yo quiero dar y compartir algún día con el mundo.
Elena Dieguez

Yvonne eres luz para mí. Una luz a la que mi alma se ha abierto para dar amor y respeto a mí, a mis hijos y al mundo. Una luz que necesitaba para seguir alimentándome y una inspiración para poder dar los pasos para seguir MI camino, confiar más y amar más.

Me siento profundamente agradecida por haberme encontrado contigo Yvonne, por tu apertura, claridad, cercanía, pasión y respeto. Una presencia sin dependencia, un acompañamiento en el que me he sentido libre, en compañía y responsable de mí misma. Un trabajo que me ha servido para poner verdad en mis raíces y mi vida, dar voz a mi niña y coger fuerza para seguir CRECIENDO y acompañar el crecimiento de mis hijos y familia.

Ana Rial

Yvonne eres luz, amor, generosidad y humildad. Cubrir las necesidades de l@s niñ@s es para ti una prioridad, una urgencia y eso es algo muy hermoso. Yo me he contagiado de tu luz, de tu sentir, y lo noto en mi casa, en mi misma, en mi familia y en la escuela. Eres un ser que ha venido a dar voz a l@s niñ@s y jóvenes y eso es algo grande, maravilloso. Eres un regalo del universo y que compartas conmigo tu sentir un honor.

Susie

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR