Por Yvonne Laborda.
Autora del libro: DAR VOZ AL NIÑO.

En la entrevista de este mes de diciembre en Radio Galilea, trabamos el tema de Los Castigos, Premios, Sobornos y Amenazas.

Los castigos, los premios, los sobornos y las amenazas nos dan complacencia temporal y “compran” obediencia. Pueden cambiar el comportamiento de alguien a muy corto plazo (en el aquí y el ahora) y es por esta razón que nos parece que funcionan pero no pueden cambiar a la persona. No hacen que nos sintamos bien ni que seamos mejores personas, más bien provocan el efecto contrario.

Hay muchos libros y autores que defienden esta forma de relacionarnos tanto con los adultos como con los niños. A esto se le llama “conductismo” y Skinner entre otros lo defendía: “Hacerle algo a alguien que le haga sentirse mal (sufrir) para luego provocar un cambio de comportamiento”. A diferencia del “humanismo” que se basa en buscar el origen y la causa que llevó a esa persona a actuar de tal modo. Dicho de otro modo, intentar averiguar la causa del problema o lo que causaba la necesidad de comportarse así e intentar buscar soluciones conjuntamente.

Yvonne Laborda
Terapeuta Humanista-Holística
Escritora y conferencista motivacional
Crianza Consciente
Educación Emocional
Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies