Por Yvonne Laborda.
Autora del libro: DAR VOZ AL NIÑO.

 

Si nuestra vivencia INFANTIL y JUVENIL hubiese sido nombrada desde NUESTRO punto de vista y desde nuestro sentir, no habría vacío ni herida primaria. No obstante, al ser nombrada y sentida desde la vivencia del adulto, de mamá, entonces sí quedará herida y habrá vacío. Necesitamos de un testigo que nombre nuestra verdad.

 

 Cuando no hay recuerdos explícitos de maltrato, abandono, falta de presencia… sólo nos quedará el registro y el recuerdo emocional en el cuerpo en forma de: 

 

• Nos costará estar presentes con nuestros hijos.
• Necesitaremos de la aprobación de los demás.
• Seremos personas inseguras o indecisas.
• Saldrá rabia, enfado, necesidad de controlar y gritos desde nuestro interior descontroladamente. 
• Proyectaremos nuestro malestar y vacío en nuestros hijos y parejas.

 

Nuestras experiencias actúan por debajo de nuestro plano de conciencia. Se nos actualizan emociones reprimidas a pesar nuestro. El cuerpo nunca miente ya que nunca olvida. Nuestras reacciones emocionales desproporcionadas son regresiones emocionales espontaneas infantiles debido a nuestro vacío emocional y por haber tenido que reprimir tanto siendo niños. Hoy nos sale descontroladamente. Volvemos a la niña que fuimos y que no podía expresarse.

 

Solemos tener reacciones emocionales descontroladas y desproporcionadas contra la persona equivocada: nuestros hijos.

 

Nuestra niña herida puede llegar a “contaminar” y dominar toda nuestra vida de adulta: nuestras reacciones emocionales automáticas vienen del inconsciente, nuestra sombra (todo lo que tuvimos que reprimir y anestesiar) por eso nos cuesta tanto controlarlas y cambiarlas aun tomando conciencia de ellas. Nuestras propias emociones nos controlan a nosotras.

 

Voy a utilizar una metáfora para ilustrar este hecho: el consciente sería alguien que vuela en parapente, por ejemplo, o navega un velero o vuela una cometa. El inconsciente, sería el viento. Si no somos capaces de entender el viento (nuestras emociones reprimidas y cómo se actualizan), no podremos usarlo a nuestro favor y nos podrá dominar a pesar de ser excelentes en nuestra disciplina.

 

Aceptar y reconocer que sí hubo herida a pesar de que no tuvimos que experimentar fuertes experiencias es vital y necesario. Venimos al mundo esperando ser amados-as y con ganas y necesidad de amar pero no siempre hubo alguien dispuesto a amarnos como legítimamente necesitábamos.

 

Crecimos solas y necesitadas, llegando a creer que el mundo era eso. No obstante, algo en nuestro interior nos dice que sí merecemos y seguiremos buscando ese amor desplazadamente en lugares y personas equivocadas. Ese amor debió venir de mamá y de papá. Hoy no estaríamos tan hambrientas de amor, ni tan desesperadas, ni tendríamos todas esas reacciones emocionales si no viniéramos de un vacío emocional. 

 

Ese vacío emocional y esa herida primaria de infancia se puede sanar aun sin recuerdos explícitos. 

 

¿Vas a seguir reaccionando descontroladamente y desproporcionadamente contra tus hijos muy a tu pesar, o vas a tomar acción para cambiar, transformar y sanar tu relación con ellos?

 

EXTRACTO DEL MÓDULO 7 de mi curso online SANAR LA HERIDA PRIMARIA (SHP) de tu infancia. Si necesitas ayuda con tus reacciones emocionales automáticas y tus vivencias pasadas estaré encantada de acompañarte en este maravilloso camino.

 

 

 

Yvonne Laborda
Terapeuta Humanista-Holística
Escritora y conferencista motivacional
Crianza Consciente
Educación Emocional
Unschooling: (aprendizaje autónomo)
Ex-profesora de inglés
 
Si te ha gustado, ¡comparte! A tus amigos también puede interesarles
Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies