Por Yvonne Laborda.
Autora del libro: DAR VOZ AL NIÑO.

 

Hace poco recibí un correo de una mamá que me pedía evidencias científicas sobre los beneficios de la Crianza y Educación Consciente para poder defenderla con algún familiar.

Os puedo nombrar a muchos autores (Maturana, Mario Alonso Puig, Leboyer, Odent, Casilda Rodrigañez, Laura Gutman, John Bradshaw y decenas más…) pero cómo podría dar una evidencia científica de verdad. Lo que sí es evidente es cómo estamos, cómo nos sentimos y cómo nos comportamos:

Hay malestar colectivo, depresiones, ansiedades, inseguridades, miedo, violencia, guerras, abusos… Esto nos confirma que no estamos viviendo ni actuando según lo biológico, según el verdadero diseño humano. Mayor evidencia que esta, de que algo no va bien… 

Lo que sentimos nos confirma si estamos en armonía y sentimos PAZ interna. La única evidencia para mi es preguntarme: “¿Cómo te sientes ahora, Yvonne? Si me siento en paz y a gusto entonces sigo mi camino. Si siento algún malestar y no estoy en paz, entonces me paro y reviso lo que estoy haciendo, siendo y también reviso lo que estoy dando… Cuando no me gusta lo que estoy recibiendo miro (reviso) lo que estoy dando… Y desde allí tomo decisiones que me llevarán de nuevo a mi paz interna… 

El comportamiento de nuestros hijos es el reflejo de su sentir. Y su sentir es el reflejo de cómo les tratamos y de su entorno más inmediato. Si no nos gusta como se comporta un niño deberíamos estar conectando con su SENTIR (su vivencia interna, su alma) y ver qué recibe, qué le falta o a qué está expuesto o qué está vivenciando…

Necesitamos ser fieles a nuestro sentir. Nos da miedo sentir. Evitamos sentir. Anestesiamos nuestro sentir. Hay mucho, pero que mucho MIEDO colectivo. Ya sabemos que lo opuesto al miedo es el AMOR. Hay una gran falta de amor. 

Te invito a ser más coherente con lo que:

  • PIENSAS
  • SIENTES
  • DICES
  • HACES

Todo mi trabajo está centrado en inspirar y ayudar a las madres, padres, docentes (adultos) a poder SENTIR más y mejor a los niños de su vida. Sólo sintiendo a esa ALMA infantil podremos amarlos y respetarlos más y mejor.

¿CÓMO ELIGES SENTIRTE AHORA? ¿CÓMO SE SIENTE TU HIJO AHORA? ¿QUÉ PODRÍAS HACER HOY (ahora) POR Y PARA ÉL-ELLA PARA QUE SE SIENTA AÚN MEJOR?

Yo elijo dejar de juzgar e interpretar sus necesidades para poder satisfacerlas más y mejor. Ningún niño pide lo que no necesita.

Nosotras de niñas tampoco pedíamos lo que no necesitábamos… 

 

 

Yvonne Laborda
Terapeuta Humanista-Holística
Escritora y conferencista motivacional
Crianza Consciente
Educación Emocional
Unschooling: (aprendizaje autónomo)
Ex-profesora de inglés
 
Si te ha gustado, ¡comparte! A tus amigos también puede interesarles
Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies