MI EBOOK

CONSIGUE 

10 Pasos para Sanar la Herida Primaria

(SHP)

GRATIS

 

Las raíces del enfado siempre suelen ser la tristeza, las heridas pasadas, el miedo, la necesidad de aprobación, el sentimiento de soledad y vacío emocional. En definitiva, necesidades emocionales no satisfechas. Si el enfado no está o no estuviera dentro de nosotros no podría salir.

El otro día una alumna en una reunión online de mi curso Sanar la Herida Primara (SHP) me decía: «Cuando me enfado a veces me convierto en mi mamá o en mi papá».

Y yo le dije: «Ahora ya no eres SOLAMENTE la hija de tus padres, sino que también eres la madre de tus hijos y tienes derecho y libertad para SER cómo realmente desees…»

Nos volvemos, en ocasiones replicas de mamá y papá, repetimos los mismos patrones y las mismas actitudes… ya que todavía tenemos las mismas creencias y arrastramos las mismas viejas heridas emocionales. ¿Quién nos esta diciendo que no seamos tan amables, compresivos, cariñosos, complacientes… con nuestros hijos? ¿De quién es esa voz interna?.

Es más fácil hacer lo que otros esperan de nosotros que tomar nuestras propias decisiones, o atrevernos a escuchar a nuestro corazón. Y es muy duro y difícil ser lo suficientemente valientes como para no hacer lo que “ellos” esperan. Hoy te invito y te pido (desde lo más profundo de mi corazón) que escuches a tu corazón, él sabe el camino mejor que NADIE. Piensa y decide más con el corazón y no tanto con la mente. Cuando escuchamos el corazón y nos damos el permiso de seguir lo que nos dicta, empezamos a tener menos reacciones emocionales automáticas y estamos más dispuestas y preparadas para ser más amables, amorosas y respetuosas. 

La vida esta llena de momentos en donde tenemos que tomar decisiones. ¿Qué nos retiene/obstaculiza de no ser/actuar cómo nosotros quisiéramos? ¿Qué te impide ser la madre que tus hijos necesitan y merecen? ¿Qué te impide ser cómo realmente has venido a ser? Sólo teniendo la intención y el deseo de querer cambiar o hacer cambios, pone las cosas en movimiento.

¿Por qué nos cuesta tanto gestionar nuestras propias emociones?

Porqué tuvimos que reprimir muchas de nuestras emociones siendo niños y no nos estaba permitido sentir ni expresar lo que sentíamos. Aprendimos a negarlas. Haber tenido que negar, anestesiar, ignorar y reprimir tantas emociones siendo niños y adolescentes hace que hoy de adultos no sepamos casi nada de GESTIÓN EMOCIONAL. 

Explotamos y no sabemos ni comprendemos porqué. A mayor represión, mayor explosión. No haber tenido un buen acompañamiento emocional en la infancia hace que hoy no sepamos gestionar lo que nos pasa de adultos, ni podamos acompañar a nuestros hijos en sus propias emociones. 

En mi serie de 3 talleres online sobre Gestión Emocional ayudo a poder comprender y gestionar tanto el enfado y la rabia como el miedo y la inseguridad y también a gestionar mejor los momentos de conflicto con nuestros hijos para dejar de tener tantas reacciones emocionales automáticas. 

Cuando cambiamos el modo en que resolvemos los conflictos con nuestros hijos, estos empiezan a disminuir e incluso a desaparecer. Cada día estamos mas cerca de la persona que deseamos llegar a ser.

¿Qué es lo que nos gustaría que ellos pensasen y dijeran de nosotros cuando sean mayores?

¿Cómo deseamos que nuestros hijos gestionen sus propios conflictos entre ellos o de mayores?

¿Qué padres deseamos para nuestros nietos?

Poder gestionar mejor nuestras propias emociones y saber/poder acompañar las de nuestros hijos hará que nuestro vínculo afectivo y relación emocional cambie por completo y mejore mucho.

No olvides que el enfado es un regalo maravilloso que nos recuerda que algunas de nuestras necesidades no están siendo satisfechas y que nos estamos desconectando del otro.

El enfado es un grito desesperado de AMOR y CONEXIÓN con el otro. 

.

 

GRATIS

MI EBOOK

CONSIGUE 

Los 7 Principios de la Crianza Consciente

Si te ha gustado, ¡comparte! A tus amigos también puede interesarles
Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies