Por Yvonne Laborda.
Autora del libro: DAR VOZ AL NIÑO.

 

Estar presentes, CONECTAR emocionalmente con nuestros hijos nos puede llegar a ahogar. Estar presente no es lo mismo que simplemente compartir un espacio.

 Muchas veces en casa estamos haciendo, haciendo, y haciendo… ¿Qué es lo que verdaderamente necesitamos evitar con tanto hacer? Nos refugiamos en el hacer para huir de la intensidad emocional de nuestros hijos y podemos llegar a utilizar las tareas domésticas como refugio para dejar de sentir esa intensidad que nos duele y nos ahoga.

 Cuando no podemos estar presentes perdemos la conexión entre madre e hija, entonces es cuando el niño no se siente mirado, no se siente amado, no se siente merecedor, ni importante. Los niños saben que los adultos dedicamos tiempo y atención a aquello que nos importa. Si no podemos estar presentes (dedicarles nuestra atención con cuerpo y alma) en ningún momento del día (aunque solo sean 10-30 minutos), el niño siente que mamá NO está por y para él incondicionalmente. Siente vacío y abandono emocional.

 

Es vital tomar conciencia de que muchas de las reacciones emocionales automáticas que tienen nuestros hijos tienen mucho que ver y están muy relacionadas con lo que no están recibiendo pero que, sin embargo, sí están necesitando.

ESTAR PRESENTE CON NUESTROS HIJOS ES ESTAR EN EL AQUÍ Y EL AHORA… 

  • – Estar presente no es simplemente compartir el mismo espacio
  • – Estar presente no es estar con el teléfono mientas nuestro hijo juega
  • – Estar presente no es hablar con alguien mientras él-ella juega
  • – Estar presente no es cocinar, planchar, barrer en su presencia… 

Todo lo anterior sería hacerle compañía, pero no sería estar PRESENTE… 

  • – Estar presente es dejarlo TODO por un rato y dedicale nuestro tiempo
  • – Estar presente es escuchar sin interrumpirle
  • – Estar presente es prestar atención a aquello que está haciendo
  • – Estar presente es elegir estar POR y PARA tu hijo antes de que te lo pida

Te invito a dedicarle al menos 15-30 minutos al día de presencia  a tu hijo (o cada hijo si tienes más de uno). Si es presencia en exclusiva, aún mejor… Verás como vuestra relación y vuestro vínculo afectivo mejora mucho.

 Dar presencia es milagroso… No me creas, compruébalo por ti misma y ya me contarás… 

En casa solemos hacer la rueda (de presencia en exclusiva) con Ainara, Urtzi y Naikari y la verdad es que les encanta ese ratito con mamá o papá para ellos solitos… 

Me gustaría compartir contigo este vídeo (haz CLICK aquí) en donde hablo sobre la importancia de estar conectadas con nuestros hijos y como dar presencia puede llegar a cambiar nuestra relación por completo… En el módulo 2 de mi formación online en Crianza Consciente y Educación Emocional (CCEE) hablo en profundidad sobre este tema. 

 

 

Yvonne Laborda
Terapeuta Humanista-Holística
Escritora y conferencista motivacional
Crianza Consciente
Educación Emocional
Unschooling: (aprendizaje autónomo)
Ex-profesora de inglés
 
Si te ha gustado, ¡comparte! A tus amigos también puede interesarles
Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies