Averigua que nos sucedió cuando fuimos niños.

.

Hoy quiero compartir este escrito de Laura Gutman. Actualmente tengo a varias mamas en sesiones de terapia individual y haciendo una profunda indagación personal conmigo. Ya sabéis que soy terapeuta Gestáltica Holística Humanista. No obstante, sigo formándome y ahora estoy con el equipo de Laura Gutman. Un placer aprender con ella y compartir y supervisar. La Biografía Humana es una gran herramienta para entendernos mejor y poder responsabilizarnos de todo aquello que nos ocurrió y poder con el tiempo hacer los cambios deseados…

Averigua que nos sucedió cuando fuimos niños.

¿Qué hacer con nuestros hijos pequeños? ¿Cómo criarlos mejor?  Insisto en que inaugurar las indagaciones personales pensando en los niños, es comenzar por el fin de la trama. Antes de pensar en qué hacer con los niños hoy, tenemos que saber obligatoriamente qué nos ha sucedido cuando nosotros fuimos niños. Luego tendremos que tomar decisiones personales sobre qué hacer con eso que nos ha acontecido. Caso contrario permanecemos en la inmadurez y –cargados de sentimientos y miedos infantiles- pretenderemos hacernos cargo de nuestros hijos o peor aún, fantasearemos con que alguien nos aporte un método eficaz para que nuestros hijos sean felices. Todo esto es otro gran relato engañado. Los niños sólo precisan madres y padres que estemos en un estado de interrogación profunda y permanente. Adultos sin miedo reconociendo que ya nada malo nos puede suceder. Adultos dispuestos a asumir nuestra realidad emocional -la que sea- por lo tanto abiertos y permeables para conectar con la belleza que cada niño trae consigo.

Lo digo una vez más: nuestros hijos pequeños sólo necesitan madres y padres en permanente búsqueda espiritual. Pero para que los caminos espirituales no sean meros refugios sino caminos de sinceramiento, tendremos que revisar una y otra vez nuestra realidad. La biografía humana es un sistema posible -entre otros- porque intenta mirar la realidad tal cual es, sin interpretaciones ni juicios de valor. Sólo una vez que hayamos recorrido –en ocasiones con dolor- la realidad vivida desde el niño que hemos sido,  quizás seamos capaces de aceptar a nuestros hijos tal como son con sus recursos, sus particularidades, su sensibilidad, sus percepciones y sus ángeles. Si maduramos comprendiendo que ya no importa si alguien nos ama sino que pondremos nuestros recursos al servicio del amor al otro y sobre todo del amor incondicional al niño, todos se van a beneficiar. Serán esos niños amados quienes erigirán la sociedad del futuro, que alguna vez será una comunidad basada en el entendimiento, el diálogo, la empatía, la compasión y el servicio. Esos niños –habiéndose sentido amados, amparados y acompasados- serán los hacedores de una civilización amorosa.

 Laura Gutman

.

Hoy puede ser el primer día de tu nueva vida. Podrás cambiar el final de la historia de tus hijos. Nunca es tarde para empezar a amar más y mejor. ¿Quieres saber más?

 

Si te ha gustado, puedes compartirlo en tus redes.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

5 comentarios en “Averigua que nos sucedió cuando fuimos niños.”

  1. Hola Yvonne:
    Sigo tu blog con enorme interés.
    Totalmente de acuerdo con lo que dices aquí. Los niños vienen al mundo llenos de la vida con todas sus potencialidades. Creo que criar a un hijo es tan sencillo y tan complicado como dejar que toda esa vida se exprese y para ello deberíamos «sanarnos» como padres y madres de nuestras heridas. Dejarles ser descubriendo quien somos nosotros y nosotras en realidad. Un abrazo.

    Responder
  2. Querida Yvonne
    Hace un par de semanas que descubrí tu blog y estoy leyendo todos tus artículos y escuchando tus vídeos. Me inspira y me ayuda tanto todo lo que dices… Espero convertirme algún día en esa madre que quiero llegar a ser para mis hijos.
    En mi camino a mi propio crecimiento allí donde mire encuentro libros, artículos y demás que hablan de lo mismo que este, averigua qué nos sucedió cuando fuimos niños.
    Yo no tengo ningún tipo de recuerdo hasta aproximadamente los 6 años de edad, y cuando le he preguntado a mi madre me responde que son tonterías mías, que siempre he sido una niña feliz y nunca me ha pasado nada. He probado con terapias diversas para conseguir recordar algo sin éxito… Cómo puedo afrontar mi sombra para poder detectar los automáticos ahora si no la recuerdo. Alguna sugerencia que me pueda ayudar o indicar qué camino seguir?
    Gracias

    Responder
    • Pilar, encantada de conocerte… No es necesario recordar todo para poder afrontar nuestra sombra… Viendo el «escenario» general de infancia y el grado de amparo o desamparo que hubo y con la ayuda de alguien que sepa ir poniendo palabras y nombrando eso que no se recuerda se puede ir organizando la psique infantil… En los procesos de indagación personal que yo hago empezamos por mamá y papá y en qué «escenario» nacemos para poder ver qué recursos emocionales tenía o no mamá cuando ya llegamos… Eso nos da «pistas» para ir viendo con la ayuda del otro (el terapeuta) e ir juntando el presente… Tengo pendiente escribir un artículo sobre este tema… En el proceso de BEH (biografía emocional humana) se trabaja todo lo no nombrado ni recordado…
      Cuando no recordamos es por que no fue nombrado. Si alguien puede empezar a ordenar y nombrar, la psique empieza a reorganizarse…
      Un abrazo.

      Responder
  3. Gracias Yvonne por tu respuesta y espero con interés ese artículo. Precisamente el otro día una amiga me comentaba también sobre la BEH y cómo la ha ayudado a ser consciente de muchos aspectos de desamparo cuando era pequeña.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Consigue GRATIS mi ebook

Las 7 Creencias más Limitantes sobre la Relación con Nuestra Madre

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies

Consigue GRATIS mi ebook

Las 7 Creencias más Limitantes sobre
la Relación con Nuestra Madre