Por Yvonne Laborda.
Autora del libro: DAR VOZ AL NIÑO.

 

Hoy tengo la necesidad de compartir algo muy íntimo y personal contigo… La verdad es que hoy me siento especialmente feliz… 

Hace unos días escribí esto en mi muro y FanPage de FB: 

Cuando nuestros hijos llegan a la adolescencia es cuando podemos ver y sentir los verdaderos “beneficios-resultados-frutos” de haber vivido bajo los principios de una Crianza Consciente.

Estos días lo estoy viendo-sintiendo-comprobando más que nunca con nuestra hija Ainara. 

  • – La Intimidad Emocional que hay entre ella y yo y su padre…
  • – La relación relajada-respetuosa-amable-sana que tiene con sus hermanos..
  • – Lo abierta y alegre que es con todo el mundo…
  • – Como sabe escuchar activamente…
  • – Como sabe pedir lo que necesita…
  • – Como sabe ponerme a mi o a su padre un limite cuando no se siente suficientemente respetada o escuchada…
  • – Como respeta a las demás personas y a sí misma…
  • – Como se lo pasa bien con personas de todas las edades: niños pequeñitos-adolescentes-adultos…
  • – Como sabe defender respetuosamente aquello que para ella es importante..
  • – Como sabe aceptar las diferencias entre las personas: alimentación-educación-religión-hábitos…
  • – Lo conectada que está con su SER esencial… 
  • – Como se escucha y como sabe pedir…
  • – Como da y ama… 

Verla, sentirla, disfrutarla es lo mejor que me ha dado la vida… Ella no sabe lo mucho que yo me estoy sanando gracias a ella. O quizás, sí lo sabe… el otro día le estuve contando sobre la época tan difícil que yo tuve que vivir justamente desde mis 11 años a mis 14 años… Su adolescencia está sanando a la adolescente herida que aún habita en mi… 

Pensaba que el trabajo más difícil ya estaba hecho, pero veo que aún me queda MUCHO por aprender y por compartir y por dar. Ya he comentado que dar a mis 3 hijos lo que yo no tuve me sanó y prometí compartirlo… Bien, ahora os confieso que aún me queda MUCHO camino por recorrer y prometo seguir compartiéndolo… 

Actualmente estoy aprendiendo a SER la madre de una adolescente y os aseguro que es maravilloso, increible, magnifico!!!!!!!!!… Se me llenan los ojos de lágrimas ahora mismo pensando en cuando yo tenía su edad y en como me hubiese gustado tener a mi madre conmigo… La eché tanto de menos… Estuve tan sola… Sufrí tanto… 

Poder AMAR a Ainara de este modo lo compensa todo, absolutamente TODO… 

– “Mamá, sé que nunca leerás esto pero te lo escribo igualmente: “Mamá, NO puedes ni imaginarte como te he echado de menos y como sigo echándote de menos”.

Ya veis, hoy estoy SUPER emocional y porque no compartirlo también… Esta soy yo también… 

Si yo hubiese tenido a la madre que necesitaba, hoy no estaría haciendo todo lo que hago…  

Si tu también deseas vivir bajo los principios de una Crianza Consciente te invito a formarte y compartir este maravilloso camino conmigo.

Infórmate aquí

 

 

 

Yvonne Laborda
Terapeuta Humanista-Holística
Escritora y conferencista motivacional
Crianza Consciente
Educación Emocional
Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies