¿Cómo tolera y gestiona la frustración tu hijo?

Muchos padres y madres nos hemos preguntado si es realmente necesario “enseñar” a nuestros hijos a gestionar y tolerar la frustración.

.

Hay quienes creen que la vida es dura por tanto piensan que es necesario que los niños se den cuenta de ello y cuanto antes mejor.

.

Personalmente, discrepo rotundamente de tales creencias. La vida de un niño no tiene por qué ser dura ni mucho menos será necesario provocarle situaciones frustrantes para que se vaya acostumbrando a lo que vendrá.

.

Esta forma de pensar nos exime de toda la responsabilidad que nuestros actos, nuestra formar de tratar, hablar y criar a nuestros hijos pueda tener sobre ellos. Con el pretexto de que es por su propio bien les infligimos mal estar a los niños.

.

Los niños necesitan sentirse seguros y amados incondicionalmente. Todo lo que les pueda acontecer lo podrán gestionar mucho mejor en la medida que se hayan sentido seguros, merecedores, validos, importantes, queridos y respetados. Lo más importante, a mi entender, para que puedan gestionar y tolerar sus momentos de frustración será sabiendo que su madre o algún otro adulto está de su lado ayudándole sin juzgar ni criticándole.

.

Un niño empoderado y feliz podrá, sin duda, gestionar muy bien las situaciones frustrantes naturales. Por naturales me refiero a las limitaciones y consecuencias naturales de sus actos, sus capacidades, sus habilidades o las experiencias ajenas vividas. Me explico, ¿por qué vamos a necesitar crear situaciones frustrantes artificiales (provocadas por nosotros) cuando la frustración y el instinto de superación es algo innato del diseño humano?

.

Un niño cuando aprende a andar ya se va dando cuenta de sus propias limitaciones y capacidades. Si se les deja explorar a su ritmo y les acompañamos amorosamente veremos que se levantan una y otra vez con ilusión. Cuando un día llueve ya saben que no será posible salir en bici. Cuando pasan de las 20:30 ya saben que las tiendas estarán cerradas hasta el día siguiente. Cuando quieren hacer una torre y se les cae una y otra vez ya experimentan cómo uno se siente cuando no consigue hacer aquello que desea. Cuando son adolescentes ya se dan cuenta de que no todos somos iguales ni nos gusta lo mismo…

.

Situaciones frustrantes tendrán a lo largo de su vida aunque no hagamos nada por provocarlas o por el contrario a pesar de todo lo que hiciéramos por evitárselas.

.

No es necesario prepararles para el futuro. El futuro llegará y su madurez emocional y seguridad interna serán cruciales para poder sobre llevar los momentos menos felices o las vivencias hostiles y frustrantes.

.

Nuestra mirada y energía debería estar más en hacerles felices con nuestra atención y presencia para que se sientan seguros. Repito, la seguridad interna es la principal herramienta y habilidad emocional para poder superarlo todo en esta vida. Posteriormente, siendo adolescentes ya estarán preparados para hacer frente a todo tipo de situaciones.

.

No hay experiencia más frustrante para la vivencia real infantil que ver que las personas que se supone nos deberían amar incondicionalmente y nos tendrían que proteger y ayudar nos hacen pasarlo mal con el pretexto de que lo hacen por nuestro bien.

.

Ejercer el poder sobre nuestros hijos es una experiencia verdaderamente frustrante para el niño. Esa impotencia, rabia y sentimiento de inferioridad le puede llegar a acompañar el resto de su vida. Ese sentir SÍ le imposibilitará tolerar las situaciones frustrantes. Al no poder expresar toda esa rabia contra sus padres lo único que podrá hacer es reprimirla. No obstante, dicha frustración reprimida necesitará actualizarse (salir-explotar) posteriormente contra alguien más débil.

.

Las reacciones emocionales (rabietas-berrinches) y las emociones reprimidas por situaciones frustrantes provocadas por el adulto es lo que nos hace pensar que necesitan acostumbrarse. Eso, en realidad, no es así ya que lo que un niño no puede tolerar no son las situaciones frustrantes en sí sino el hecho de que su padre o madre se las provoque y no le ayude ni acompañe ni comprenda. El problema no es que el niño no sepa gestionar la frustración sino que muestra malestar por cómo es tratado.

.

¿Qué entendemos por tener tolerancia a la frustración? Que aceptemos situaciones injustas, que no nos quejemos, que no nos defendamos, que no mostremos nuestro malestar o más bien que ni tan siquiera lo sintamos… Eso sería estar sometido al deseo del otro.

.

Frustrarse es natural y acompañando amorosamente las frustraciones de nuestros hijos les ayudaremos a comprenderse mejor.

.

¿Cuántas veces hemos visto a adultos decirles a los niños?: “Tú no sabes, tú no puedes, déjame a mí, te vas a caer…” Y con esa presión y falta de confianza del adulto el niño efectivamente no puede y entonces debe oír: “Ves, ya te lo había dicho yo…”

.

No hay nada más frustrante para un niño que ver que sus padres no confían en él y encima le sentencian con este tipo de frases.

.

Aun viendo que quizás no siempre puedan hacer lo que se proponen, ya que querer o desear hacerlo no es suficiente para poder realmente hacerlo, sería de gran ayuda para fomentar su autoestima y seguridad el estar a su lado por si necesita de nuestra ayuda y decir por ejemplo: “Cariño, me quedo aquí a tu lado por si me necesitas” o “veo que quieres hacer…, aquí estoy para ayudar si lo deseas”. Eso le dará seguridad y si en efecto no puede hacer lo que se proponía lo gestionará bien sabiendo que no es juzgado ni criticado ni humillado por mamá o papá con un: “Ves como no puedes, ya te lo decía yo…” No se frustrara sino más bien aprenderá de sus límitaciones y sabrá pedir ayudar. Tampoco se avergonzará ya que nadie le hizo sentirse avergonzado. Aprenderá que aún no puede pero ya podrá algún día. Ese sentir no es frustrante sino motivador.

.

El hecho de que sientan motivación o frustración dependerá principalmente de cómo les vemos, les acompañamos y sobre todo por lo que les digamos.

.

Recuerdas situaciones frustrantes de tu infancia? ¿Qué te frustraba más el no poder hacer o conseguir algo o el cómo los adultos te trataban en esas situaciones?

.

¿Cómo gestionas y toleras la frustración siendo adulto? Tu ejemplo es vital. ¿Qué ven en ti tus hijos? ¿Un padre o madre colérica, enfadada, descontrolada o alguien tolerante, amoroso que sabe aprender de los errores y situaciones hostiles? ¿Cómo reaccionas tú cuando tú hijo se frustra? ¿Eres constante y paciente y das ejemplo de perseverancia o abandonas en seguida?

.

Si necesitas ayuda o herramientas para acompañar mejor a tus hijos o alumnos te ofrezco mi formación online: CRIANZA CONSCIENTE Y EDUCACIÓN EMOCIONAL (CCEE).

.

Seamos el cambio que nuestros hijos necesitan y convirtámonos en los padres y madres que ellos necesitan que seamos…

.

Gracias de nuevo por leerme y compártelo si crees que puede ayudar . Un abrazo.

.

NOTA: Este articulo salió también en el BLOG ALTERNATIVO

Si te ha gustado, puedes compartirlo en tus redes.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

15 comentarios en «¿Cómo tolera y gestiona la frustración tu hijo?»

  1. Es muy importante que el interés por ser un buen padre sea requisito prioritario para los que van a formar un hogar y eso debe ser auspiciado por toda sociedad organizada, tanto oficialmente en el sistema educativo como por las iglesias, algunas ONG, profesionales que tengan que ver con embarazadas o pediatría, etc. Lo tuyo es muy bueno, útil y práctico. Te felicito y sigue adelante.

    Responder
  2. Muchas gracias por el articulo. Como sería con la frustración si no puede tener algo? O si tengo que quitarle algo (para pagar el articulo en caja por ejemplo) Veo a muchos padres dar algo a cambio, pero no sería mejor que «aprenda» que ahora toca soltarlo un rato, y luego te lo devuelvo. Siente frustración, pero acompañando con palabras de comprensión es malo? Tiene 16 meses de momento. Gracias!

    Responder
    • Maroa, siempre le podemos explicar al niño, lo podemos nombrar y le podemos validar su frustración. Yo no hablo de evitar frustraciones «naturales» al niño, sino de que no es necesario provocar situaciones de frustración al niño ya que la vida ya nos pondrá en dichas situaciones… Un abrazo.

      Responder
    • Maroa, en esos casos sólo nos queda validar su malestar ya que es natural sentirse mal si queremos o necesitamos algo y no lo podemos tener. Validar es ACEPTAR su sentir. Lo que nos suele pasar es que queremos que nuestros hijos dejen de sentir lo que sienten y eso no es legítimo. Sus emociones y sentimientos le pertenecen y necesita sentir y expresar. Nosotras deberíamos poder acompañar sin juzgar ni interpretar ni intentar que no sienta… Un abrazo.

      Responder
  3. Me ha gustado mucho tu artículo, me ha hecho recordar situaciones de la infancia donde te hacían sentir impotente. Espero estar alerta para no repetir esas conductas. Gracias!

    Responder
  4. Quiero esucar desde el respeto pero mi propia crianza violenta y reprimida me juega en contra y tristemente recae en mis hijos. Es tiempo de cambios, nunca es tarde.

    Responder
  5. Mi hija tiene nació con una pierna con importante acortamiento y con poca actividad en ese miembro, significa que tiene una limitación para andar, para correr, que sin embargo ella ha ido superando a su medida. Justamente tu artículo me recuerda que hay momentos en que explota y llora por cualquier cosa, ante la mirada atónita de mis familiares he sentido que soy criticada porque según ellos son pataletas o berrinches con que la niña me manipula. Cuando inicié a conocerte Yvonne sentí un gran alivio al ponerle nombre a esta realidad, y es que no es fácil para un niño ver al otro moverse con tanta facilidad y que el no pueda hacer lo mismo… Son cosas de la vida que nos llegan y con esto podemos pedalear para seguir avanzando en nuestro camino, y quiero decirte que tengo una inmensa satisfacción de haberte encontrado porque realmente necesitaba ver las cosas de un modo diferente al que fue nuestro modelo y ante todo, ponerlo por encima incluso de los que los demás puedan decir. Gracias infinitas!.

    Responder
  6. Hola Yvonne, me encantó tu artículo…me doy cuenta de como inconscientemente hacemos que nuestros hijos se frustren. En lo particular, trato de no ser con mis hijas como fue mi Mamá conmigo, que sin querer me comparaba con otras niñas y ahora de adulta me doy cuenta que me pudo haber ayudado de otra forma, sin juzgar ni criticar. Estaré más alerta para no cometer esos errores con mis hijas. Gracias por compartir tus experiencias.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies

Consigue GRATIS mi ebook