Por Yvonne Laborda.
Autora del libro: DAR VOZ AL NIÑO.

 

Dar voz a los niños cuando otras personas no lo hacen es vital. En casa de familiares o amigos podemos encontrarnos en situaciones en donde no se habla con respeto a los niños o se les obliga a comer o a hacer cosas que quizás no puedan o no les apetezca. Hay personas en lugares públicos muy poco respetuosas e impacientes con los niños. En situaciones como estas, podemos dar voz al adulto y al niño a la vez. Diciendo por ejemplo: 

“Cariño, hay gente esperando en la cola y creo que este ruido y verte correr arriba y abajo les incomoda. Ya sé que estás aburrido y es tarde pero ¿Qué podrías hacer que no fuera correr? ¿Puedo yo hacer algo por ti?” o también: “Cariño, ya sabes que en casa de la abuela no ponemos los pies en el sofá. Estamos en su casa y ella lo prefiere así”. 

Si alguien ha sido muy duro o autoritario con nuestro hijo: “Cariño, ¿cómo te sientes? Creo, que no te ha gustado cómo te ha hablado el abuelo, ¿verdad? ¿Quieres decirle algo o prefieres que le diga yo algo?” 

Si les damos voz verán que ellos son importantes para nosotras y lo que los demás hagan o digan no tendrá tanto impacto en ellos al sentirse seguros, respetados y tenidos en cuenta por nosotras. 

En este vídeo te comparto alguna reflexión más sobre la importancia de dar voz a los niños:

 

 

 

Yvonne Laborda
Terapeuta Humanista-Holística
Escritora y conferencista motivacional
Crianza Consciente
Educación Emocional
Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies