“Hemos pasado de cuatro intentos de suicidio semanales de jóvenes a más de 20”

Fuente de EL PAÍS: CLICK AQUÍ

.

Nota de Yvonne Laborda: El martes 22 de junio, Isa de nuestro equipo de apoyo, me compartió este artículo por si quería compartir alguna reflexión al respecto. Todo mi ser me pedía a gritos hablar sobre ello. En lila voy a compartir mis reflexiones personales.

El gerente del hospital infantil de Sant Joan de Déu (Barcelona), Manel del Castillo, avisa de un aumento preocupante de las tentativas entre los adolescentes y reflexiona: “La sociedad ha sido poco comprensiva con este colectivo”

Reflexión de Yvonne: La sociedad es el vivo reflejo de lo que sucede en cada hogar. Si estos jóvenes hubiesen recibido (en la medida de lo posible) lo que legítimamente necesitan (emocionalmente hablando) de sus padres y demás adultos, no se sentirían tan desesperados como para querer quitarse la vida. Hay que sentirse tremendamente mal, solo y desamparado y muy triste o profundamente enfadado como para desear morir. Cuando pensamos en la muerte es porque la vida ya no tiene ningún sentido para nosotros, no nos sentimos valiosos ni merecedores y necesitamos urgentemente dejar de sentir ese vacío emocional y ese dolor interno. Los intentos de suicidio son un grito desesperado en busca de atención, reconocimiento y amor… Muchos de estos jóvenes han vivido una gran falta de amor, mirada, respeto, escucha, presencia … También algunos vienen de hogares donde hay violencia y abuso emocional… etc Ningún adolescente feliz, en paz, escuchado, respetado y amado pensaría jamás en dejar este mundo.

El hospital infantil de Sant Joan de Déu de Barcelona, el monográfico más grande de España, tiene la alerta activada desde hace semanas. Las urgencias de salud mental reciben a diario un número creciente de jóvenes que han intentado suicidarse. “Las tentativas han crecido mucho entre los adolescentes”, avisa Montse Dolz, responsable del área de Salud Mental del centro. La situación es la “punta del iceberg”, según el gerente del hospital, Manel del Castillo, que señala “todo el sufrimiento que hay detrás de estos episodios de este colectivo en fase de crecimiento”.

Reflexión de Yvonne: La verdad es que todos estos intentos de suicidio no son más que un síntoma, no son el verdadero problema. El verdadero problema es QUÉ ha causado que estos jóvenes deseen morir y no vivir en la flor de la vida. No podemos abordar la adolescencia de un joven sin antes revisar su infancia: cómo le han criado y educado, como le acompañan, si le han pegado, abusado, faltado el respeto, exigido demasiado, presionado, humillado…. La adolescencia es el resultado de cómo han sido educados, acompañados y criados a lo largo de los años… Los intentos de suicidio solamente son los 10 últimos minutos de una larga película (su infancia…). No podemos abordar solamente esos 10 minutos. Necesitamos ver y comprender toda la trama, revisar todo el escenario infantil de estos jóvenes. Es vital abrir el foco y ver qué hay detrás de su necesidad de morir y de todos estos intentos de suicidio. Es urgente darles voz y escucharlos antes de que sea demasiado tarde para algunos.

Pregunta. ¿La pandemia de salud mental es una realidad?

Reflexión de Yvonne: Muchos problemas de salud mental también son un síntoma de todos y cada uno de nuestros problemas emocionales y de falta de vínculos sanos en infancia. La psique infantil no puede sostener tanto dolor, tanta soledad, tanta confusión, tanta violencia, abuso…

Montse Dolz (M. D.). Podríamos decir que sí. En verano de 2020 nos llamó la atención el aumento de los trastornos de conducta alimentaria (TCA).

Reflexión de Yvonne: Cómo nos relacionamos con la comida (nuestro alimento físico) tiene mucho que ver con la relación con nuestra madre (nuestro alimento emocional). Cuando el vínculo con la madre no ha sido suficientemente sano podemos relacionarnos con la comida de igual forma. Le ganamos la batalla a la comida (mamá) y dejamos de comer o la comida nos gana a nosotros y nos pegamos atracones. Permitimos que mamá controle nuestra vida o nos rebelamos contra ella… La relación con la comida y la relación con mamá están estrictamente relacionadas.

Posteriormente se han incrementado los de las situaciones de crisis, de los cuadros más complejos. En los centros privados hay un evidente aumento de la demanda en salud mental. Los jóvenes no tienen todas las capacidades adquiridas para hacer frentes a los retos de la vida.

Reflexión de Yvonne: Por supuesto que sí tienen todas y cada una de esas capacidades. No obstante, el problema está en QUÉ les hemos hecho, CÓMO les hemos tratado y hablado, QUÉ les ha faltado, cuanto les hemos exigido… Son seres tremendamente heridos emocionalmente. Les hemos lastimado profundamente su autoestima.

P. ¿Cuál es la principal demanda de jóvenes y familias?

M. D.  Lo más habitual son trastornos de angustia, TCA y aquello relacionado con las tentativas de suicidio.

P. ¿Se ha llegado al pico de la afectación o irá creciendo?

Manel del Castillo (M. C.). Los datos de urgencias no bajan. Antes de la pandemia teníamos tres o cuatro intentos de suicidio semanales. Hace unas semanas estábamos a más de 20 y la semana pasada alcanzamos los 35 casos.

Reflexión de Yvonne: Mi pregunta sería: ¿Se está trabajando con los padres de estos jóvenes? ¿Qué sabemos de la infancia de estos jóvenes y de sus padres? ¿Cómo han sido tratados, educados y criados…? La ansiedad no aparece sin más. La ansiedad es otro síntoma por miedos, inseguridades, soledad, exigencias, estrés, violencia, abuso, exceso de control, falta de amor… etc.

M. D.  Las urgencias de psiquiatría recibían antes de la pandemia unas 60 consultas a la semana. La semana pasada estábamos en 100.

Reflexión de Yvonne: El problema no es solamente con estos jóvenes. ¿Cómo están emocionalmente los padres de estos jóvenes?

P. ¿Qué lleva a un joven a pensar en el suicidio?

M.D. Cuando la ideación es sólida, a menudo encontramos detrás una patología mental, con trastornos afectivos y depresivos. También aparece en el trastorno del autismo: personas que pueden tener muchos talentos, pero que no encaja en el entorno. Y esto les provoca una clínica depresiva franca. Otra patología es el inicio de un episodio psicótico, cuando escuchan voces. Detrás de estas tentativas hay la crisis de salud mental que está saliendo.

Reflexión de Yvonne: Cómo podemos decir que detrás de los intentos de suicidio hay simplemente una crisis de salud mental. Que manera más inmadura de des-responsabilizarnos de estos jóvenes. Mi pregunta es: ¿Qué hay detrás de un problema de salud mental? ¿Qué hace que un joven pueda llegar a tal desorden psíquico? El desorden psíquico (crisis de salud mental) no deja de ser otro síntoma debido a la gran confusión emocional que recibe de su entorno más inmediato: lo que el joven, siente, necesita, ve, se dice de él, se espera de él. Lo que se nombra de él no coincide con su verdadera vivencia interior… Nadie ve al joven desesperado, solo vemos el suicidio. Queremos abordar el intento de suicidio sin abordar sus causas reales. Vemos el síntoma y no al joven ni su verdad.  No es que ahora haya más casos de salud mental sin más, sino que cada vez vivimos más alejados de nuestra verdadera biología y nuestro diseño humano. Estos adolescentes son muestra de ello. Nadie les comprende, pensamos que ELLOS son el problema, están solos, se les exige, se les desaprueba, no se les permite simplemente convertirse en quienes han venido a ser. Deben cumplir con las expectativas de sus padres, profesores y demás adultos. No se les acompaña desde sus verdaderas necesidades legítimas. Ni tampoco desde su verdadero ser esencial. Ellos no son el problema, ellos simplemente ponen de manifiesto el verdadero problema (desastre ecológico). No miramos donde deberíamos mirar: Su infancia, sus padres, su verdadera vivencia interna… El intento de suicidio solamente es la luz roja de alarma que nos avisa de que están desesperadamente desesperados. Necesitan amor, mirada, escucha, respeto y comprensión. Los padres de estos jóvenes también deberían estar en el punto de mira… 

P. ¿Cuál es la proporción de suicidio consumado?

M.D. El suicidio consumado es infrecuente, aunque es la principal causa de muerte en menores de 24 años en Cataluña y en el resto de España. La incidencia del suicidio es muy difícil de saber, porque en muchos casos se dice que alguien se ha caído o ha tenido un accidente.

Reflexión de Yvonne: ¿Qué dice (qué información nos da) de una sociedad que la principal causa de muerte de sus jóvenes menores de 24 años sea el suicidio? Si queremos saber cómo es una civilización de verdad y conocer sus valores y principios… solamente hace falta ver cómo trata, educa, cría y acompaña a sus niños y adolescentes. Como los traten también nos hablará de cómo estos adultos fueron criados…

P. ¿El riesgo de reincidencia es alto?

M.D. De cada 10 pacientes que hacen una tentativa de suicidio, uno reincide. Es una reincidencia baja.

P. ¿Cómo debe tratarse a un joven después de una tentativa de suicidio?

M.D. Se puede hablar abiertamente en casa, pero no es recomendable hacerlo en una clase. En la escuela tiene que saberlo el tutor, pero no debemos hacer una sesión colectiva. No es lo mismo que un bullying(acoso escolar). El abordaje es mucho más individual. Es particularmente importante no hacer mucha difusión porque genera un cierto efecto contagio entre los jóvenes.

Reflexión de Yvonne: ¡¡¡ Por favor… !!! Pero cómo se puede hacer una afirmación de este tipo. ¡¡¡ Increíble!!! El suicidio o el intento de suicidio o el fantasear con el suicido no es en absoluto una actitud contagiosa. Ningún joven feliz, contento, entusiasmado, motivado, alegre, respetado, escuchado, amado incondicionalmente y conectado con su verdadero ser esencial desearía suicidarse, aunque vea a un compañero hacerlo. Más bien sentirá su pena, empatía, compasión, conectará con su dolor y desesperación, pero jamás lo haría ni se contagiaría. ¡¡¡ No puedo creer que alguien pueda pensar que uno se suicida por simpatía !!! Es lamentable que pensemos así… Lo que quizás pueda estar pasando es que algunos se sientan identificados ya que ellos también lo están pasando igual de mal y se sienten igual de solos y desesperados… No es que se contagien, sino que están pasando por el mismo infierno. Un joven que intenta suicidarse debe de sentirse realmente insignificante… debe tener una sensación interna insoportable de: no valgo, no merezco, no importo… Un joven sano emocionalmente y con un vinculo afectivo sano con sus padres y demás adultos JAMÁS pensaría en suicidarse. Repito, JAMÁS se le pasaría por la cabeza suicidarse ya que estaría conectado con la vida. Os confieso que yo de adolescente tuve alguna fantasía pensando en mi muerte y me preguntaba si mi madre lloraría por mi muerte o simplemente seguiría su vida sin más… Me imaginaba mi funeral… Hoy sé que yo tenía esa fantasía ya que necesitaba desesperadamente su amor, su mirada, pensar que sí me quería, aunque fuera un poquito, que si le importaba algo… En fin, la idea de morir o suicidarse viene del dolor, del vacío y del desespero. Quienes hemos estado ahí lo sabemos… Quienes hayáis leído mi historia de superación personal sabéis de qué os hablo.

“El abordaje de una tentativa es mucho más individual. Es importante no hacer mucha difusión en una escuela porque genera un cierto efecto contagio entre los jóvenes”

Reflexión de Yvonne: Lo verdaderamente lamentable es que son demasiados los que se sienten y están en la misma situación de vacío emocional y desesperación absoluta. Ven el suicidio como su salvación a su tremendo dolor y sufrimiento. Repito, un joven conectado con su ser esencial y con la vida desea vivir, no morir.

P. ¿Los medios deben hablar del suicidio?

Reflexión de Yvonne: No se trata de simplemente hablar del suicidio, sino de porqué un joven puede llegar a este punto. ¿Alguien ha preguntado a todos estos jóvenes qué los llevó a querer morir?  ¿Qué pensaban en ese momento? ¿Han revisado sus hogares? ¿Les han preguntado qué necesitan, qué les falta, cómo es la relación en casa con sus padres …? Alguien se ha preocupado de verdad por ellos y no solamente de las cifras de suicidios, sino de ellos, de su verdad, de su dolor, de su vivencia interna… No olvidemos que la adolescencia es el puente entre la infancia y la vida adulta. No podemos abordar la adolescencia de un joven sin antes abordar su infancia. Es nuestra última oportunidad para poder darles y ofrecerles lo que verdaderamente y legítimamente necesitan de nosotros. ¡¡¡ Cuanto dolor siento en este preciso momento… !!!

M. D. En el momento que estamos creo que sí.

M. C. Hubo una época que se decía podían crearse epidemias, pero ahora los expertos dicen que debe hablarse. Comunicar este problema con delicadeza nos ayuda a entenderlo.

Reflexión de Yvonne: El mayor problema que tienen muchos adolescentes y niños es que están rodeados de adultos los cuales no les entienden, no les escuchan, no les respetan, no les permiten llegar a ser quienes verdaderamente han venido a ser. Están obligados, reprimidos, negados, deben cumplir con las expectativas de los adultos. Muy pocos adultos acompañan el verdadero ser esencial de todos estos jóvenes. Un niño pequeño hará lo que sea para recibir mirada y amor de sus padres, se adaptará, hará lo que se espera de él, obedecerá ciegamente para obtener el reconocimiento y amor (condicionado) de sus padres. Hará lo que sea, incluso dejar de ser él mismo para convertirse en la persona que sus padres quieren, desean o necesitan. Cuando este niño crece y se vuelve un adolescente ya no podrá soportar dicha negación de su verdadero ser, duele demasiado dejar de ser uno mismo. Algunos no lo pueden soportar, por tanto, harán lo que sea para dejar de sentir tanto dolor y vacío emocional. De niños se “anestesian” para dejar de sentir y de adolescentes, cuando su ser vibra intensamente por salir de nuevo y no puede… ¿Qué alternativa le queda… para dejar se sufrir? Morir.

¡¡¡ Qué dolor siento al escribir esto…!!! Ufff…

P. ¿Qué señales indican que hay un problema?

M.D. Un cambio de conducta persistente, irritabilidad, desánimo, alteración del sueño…, aquí se puede pedir ayuda. Pero lo normal con los cuadros de angustia y ansiedad es que acaben pasando y la persona tenga capacidad para adaptarse.

Reflexión de Yvonne: ¡¡¡ Por favor… !!! Pero es que nadie puede SENTIR el dolor de estos jóvenes. ¿Es que acaso se nos olvidó (a alguno de nosotros) el dolor que también nosotros sentimos de niños y de adolescentes? Tuvimos que olvidar y negar ese dolor para poder sobrevivir. Olvidar ayuda al niño a sobrevivir, pero no al adulto a sanar. Como nos tuvimos que “anestesiar” emocionalmente hablando, ahora tampoco tenemos la capacidad de sentir (conectar con) el dolor de nuestros adolescentes.  ¿Qué es eso de que los cuadros de angustia y ansiedad acaban pasando…? Si no abordamos la causa real, si no hablamos con estos jóvenes de verdad. Si no tienen una figura de “testigo”, los cuadros de ansiedad y angustia no pasarán. Se desplazarán y llegarán síntomas peores como las adicciones para huir y calmar el dolor tan intenso… Repito, el problema no son los jóvenes, sino los adultos quienes no entendemos su biología y quienes hemos perdido la capacidad de darles y amarlos incondicionalmente. Estos jóvenes simplemente ponen de manifiesto todo lo que les ha faltado y todo lo que han sufrido y vivido.

P. ¿Qué debe hacer la Administración para resolver esta cuestión?

M.C. En el primer confinamiento se hizo una excepción con los niños con autismo para que salieran a la calle. Esto es relevante. Y hoy, por ejemplo, la Generalitat nos han aprobado un fondo hacer un dispositivo de atención domiciliaria destinado a niños que vienen a urgencias, pero que vuelven al domicilio. Esto supone mucha ansiedad para la familia, a quien no se le puede dar hora de aquí a dos meses. No sé si el proyecto tendrá continuidad, pero ahora está vigente y es importante. Con todo lo que vemos, hay que pedir un poco más de comprensión a la sociedad con los niños y adolescentes.

“La socialización forma parte de la vida de los jóvenes: no es una opción, es una necesidad para crecer”.

P. ¿Por qué?

M.C. Han sido uno de los grupos más perjudicados por la pandemia. Los niños y adolescentes tienen unas características propias: cuentan con menos recursos para adaptarse y están creciendo. La socialización forma parte de su vida: no es una opción, es una necesidad para crecer. Hay un momento que dejan de tener a sus padres como referentes, y ese rol lo asumen los amigos. No interaccionar con ellos durante casi un año es un problema y no sabemos el impacto que puede generar a medio plazo. Ahora que la situación está más controlada, los jóvenes necesitan más relación entre ellos, y no estoy hablando de botellones. No es un tema de ocio, sino de desarrollo. Cada año de la adolescencia es relevante. A partir de los 40, ni nos acordamos de qué hacíamos, pero a los 14, sí. Es una época relevante, y la prueba de que algo no va bien es la llegada creciente de tantos casos a urgencias. Es la punta del iceberg.

Reflexión de Yvonne: No podemos simplificar este hecho por la falta de socialización solamente o por la pandemia. Nuestra hija, por ejemplo, escribió un libro durante el confinamiento. Precisamente al no poder seguir con sus actividades ni socializar aprovechó ese tiempo para escribir.  Para muchas familias el confinamiento ha sido una maravillosa oportunidad para sanar el vínculo afectivo con sus hijos ya que muchos padres y madres por motivos de trabajo pasaban poco tiempo con ellos. Aprovecharon el confinamiento para pasar más tiempo juntos, para reconectar y sentirse… Sabemos que los jóvenes de hoy también socializan a través de sus redes sociales y demás… El confinamiento también ha sido una bendición para muchos jóvenes al no tener que vivir la presión del colegio o del instituto, los horarios, los madrugones, los exámenes… El confinamiento no ha sido la causa real, sino que el confinamiento simplemente ha puesto de manifiesto lo que ya había en cada hogar…

P. ¿Hay relación entre el consumo en las redes sociales con los TCA?

M.D. Las redes no se pueden demonizar. Son una herramienta que se puede usar bien o mal. Pero en los casos de conducta alimentaria tienen un impacto grande. Hay muchas páginas y cuentas que son dañinas. En las redes las relaciones pueden ser más agresivas, y esto puede tener un impacto severo en alguien más débil.

P. ¿Es recomendable no tener redes sociales?

M.D. Es muy complejo. Lo que hay que valorar es el rato que se está con dispositivos, porque entonces no se hacen otras cosas. Cuando un niño está con el iPad no pinta ni lee o hace una cabaña con amigos. No se juega de la misma manera a través de internet que presencialmente. Los códigos son diferentes: la proximidad física, contacto, la mirada, etcétera.

P. ¿Cuánto tiempo se recomienda como máximo al día?

M.D.Hay un consenso precovid que recomienda un máximo de dos horas diarias de pantalla. Se puede jugar y enviar fotos, pero no es saludable que un adolescente solo esté con las pantallas. Necesita hacer deporte, socializar y tener disgustos

P. ¿Han aumentado las adicciones a las pantallas?

M.D. Percibimos preocupación. Ha aumentado el uso, pero no las conductas adictivas. Aunque, de momento, no tenemos datos fehacientes.

Reflexión final de Yvonne: Deseo hacer un llamamiento a todos los adultos para empezar a amar más y mejor a nuestros adolescentes. NUNCA, absolutamente NUNCA es tarde para cambiar y mejorar nuestra actitud con ellos y mejorar nuestro vinculo afecto y nuestra relación. Aún nos necesitan. Aún estamos a tiempo. No perdamos esta maravillosa última oportunidad que aún tenemos para acompañarlos, escucharlos, respetarlos y amarlos como legítimamente necesitan y merecen.

Los intentos de suicidio son un grito de desesperación diciéndonos:

“Estoy aquí, te necesito, es que acaso no te importo, ayúdame con este dolor tan intenso, ya no lo soporto más, necesito poder empezar a SER quien he venido a ser, acéptame, escúchame, ámame tal y como soy… Por favor, ya no me queda aliento, no quiero morir aún, pero dame una señal de que sí merece la pena seguir aquí… YO SÍ TE QUIERO, pero necesito que tu me demuestres que tu también me amas… SOCORRO…

EL AMOR ES LA FUERZA Y ENERGÍA MÁS SANADORA Y TRANSFORMADORA DEL MUNDO.

Si te ha ayudado e inspirado, ayúdame a que este mensaje llegue a más personas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

2 comentarios en «“Hemos pasado de cuatro intentos de suicidio semanales de jóvenes a más de 20”»

  1. Yvonne mi admiracion y gran respeto para TI. Soy madre de un adolecente y estoy tratando de ser una madre consiente, leyendo y siguiendo todo tu contenido. Bien dices, somos muchas madres que no nos dieron lo que legitimamente necesitabamos y por eso mismo, ahora queremos ser madres consientes. GRACIAS!! por TODO lo que haces por muchas madres en varios paises.

    Responder
  2. Maravilloso artículo Yvonne!!. Me encanta como has rebatido con argumentos del alma cada párrafo de esa noticia tan simplista y con una mirada superficial sobre el hecho del suicidio.

    ¿Podrías hablar algún día de la relación de las enfermedades actuales que tenemos como adultos con la infancia que cada uno de nosotros hemos vivido?

    Gracias, saludos desde Málaga!

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Quizás también pueda interesarte:

Consigue GRATIS mi ebook

Los 7 Principios de la Crianza Consciente

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies
ebook-10-pasos-SHP(paraPOPUP)

Consigue GRATIS mi ebook

10 Pasos para Sanar la Herida Primaria (SHP) de tu niña interior