¿POR QUÉ MIENTEN LOS NIÑOS?

Castigar a los niños fomenta que nos mientan. Los niños y adultos solemos mentir por miedo y por falta de seguridad e intimidad emocional. Mentimos para evitar lo que tememos o para conseguir lo que necesitamos. Si hubiera confianza y conexión emocional no necesitaríamos mentir. Si nuestros hijos nos mienten es urgente revisar nuestra relación y vínculo afectivo con ellos. 

Comparte este post

Castigar a los niños fomenta que nos mientan.

Los niños y adultos solemos mentir por miedo y por falta de seguridad e intimidad emocional.

Mentimos para evitar lo que tememos o para conseguir lo que necesitamos. Si hubiera confianza y conexión emocional no necesitaríamos mentir.

Si nuestros hijos nos mienten es urgente revisar nuestra relación y vínculo afectivo con ellos. 

No obstante, sí he de decir que conozco a muchos niños a los cuales no se les castiga, ni amenazan, ni premian y que no tienen problema alguno en decir y explicar si han hecho algo.

Recuerdo una ocasión en que había un grupo de niños y el hermano bebé de uno de ellos. Este bebé fue golpeado, sin querer, y empezó a llorar. Varias mamás nos acercamos para ver qué había pasado y algunas se precipitaron en preguntar: ¿Quién ha sido? en un tono acusador. Uno de los niños dijo: “He sido yo, buscando la mirada de su madre” y añadió: “Es que no le he visto y le he pisado un poco la mano, lo siento mucho”. Buscó la mirada de la madre del bebé y se disculpó. .

Este niño no tenía miedo a ser castigado, criticado ni juzgado por su madre. Se sintió intimidado por el tono acusador de la otra madre pero aún así dijo la verdad.

También he visto situaciones parecidas en donde los niños sí han temido a sus propias madres y sus reacciones y todos, sin excepción han comentado al ser preguntados “¿Quién ha sido?” “Yo no, yo tampoco, ni yo… “

Pensamos que los niños son así, no es verdad. Les hacemos así por temor y por cómo les hablamos y les tratamos. 

Castigar provoca que los niños nos mientan para evitar ser castigados. Les obligamos a ser deshonestos para evitar castigos. Repito, castigar no nos hace ser mejores personas. 

Si deseas comprender más y mejor el alma infantil de los niños o deseas formarte profesionalmente y certificarte en Crianza Consciente y Educación Emocional (CCEE) puedes inscribirte e informarte hoy mismo en este enlace: 

 

Suscribete a mi newsletter

Cada mes te envío cartas de una madre consciente

 

¿Quieres saber más?

Cambiar y transformar tu vida es posible... ¡puedes sanarte!

Visita la web del Instituto Yvonne Laborda, aquí podrás vivir y experimentar el cambio que estás deseando

DSC_7004.jpg

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio
EBOOK-7PRINCIPIOSIN-SOMBRA-para-popup.png

Consigue GRATIS mi ebook

Los 7 Principios de Yvonne Laborda para una Crianza Consciente