Yvonne Laborda - Crianza consciente y emocional

La influencia de nuestra actitud en cómo nuestros hijos viven y gestionan sus emociones

¿Cómo solemos actuar-reaccionar los padres cuando le dicen “tonto-malo-feo” a nuestro hijo o algún amiguito se ríe de él o le dice que no le gusta algo que el aprecia?

Personalmente, pienso que es crucial nuestra actitud en cuanto a emociones se refiere. Independientemente de lo “sensible” que cada niño/a pueda ser.

Me explico, yo solía decirles a mis hijos (de esto ya hace más de 3 años) que habían ciertas palabras que yo llamaba “palabras piedra”. De esas que duelen cuando nos las dicen y cuando las decimos… Más tarde, después, de haber leído varios libros en los que se trataba este tema en particular y de hablarlo con más mamás y papás llegue a la siguiente conclusión: Las palabras, sólo, tienen el poder que nosotros les queremos dar.

Pondré un mismo ejemplo y dos formas distintas de actuar y verlo. A ver qué sucede en cada uno.

María lleva su vestido preferido, el cual es precioso para ella. Mientras está jugando con sus amiguitos uno le dice que no le gusta el vestido que lleva y otro añade que es muy feo y los dos se ríen. La niña se pone a llorar. La madre de la niña ve lo que ha ocurrido y cuando se está acercando a ella el padre viene y pregunta: “¿Qué ha pasado?” A lo que la madre responde: “Es que se han reído de ella y le han dicho que su vestido es feo, ya sabes lo mucho que a ella le gusta y es por esto que  está llorando y triste”.

¿Qué mensaje hay detrás de esta actitud? ¿Qué entiende y aprende la niña? Que lo que otro piense y opine de nosotros es más importante que lo que uno piensa de sí mismo, que la opinión de los demás prevale sobre la nuestra, que los demás tienen el poder de hacernos sentir mal o bien… Con esta forma de actuar centramos toda la atención en lo que los demás han hecho o dicho y no en cómo la niña se siente. El mensaje que llega a la niña es que son los demás niños los que han hecho que ella se sienta mal. Hay una víctima y unos culpables.

Veamos la otra opción. Cuando la niña empieza a llorar y la madre se acerca a la niña, la abraza sin decir nada. Cuando el padre pregunta que qué ha pasado la madre solo se limita a validar lo que la niña siente (lo importante es lo que la niña siente no lo que los demás han hecho o dicho) y dice: “María está triste.” “A María le gusta mucho su vestido”. “A ella le gustaría que a todo el mundo le gustase igual que le gusta a ella pero a todos no nos gustan las mismas cosas, ¿verdad?” A lo que el padre añade: “Sí a veces ocurre eso… ¿recuerdas lo mucho que le gusta a Juan su serpiente y lo poco que te gusta a ti? A todos nos gustan cosas distintas. A ti te parece precioso este vestido, ¿verdad? Aun que a ellos no les guste sigue siendo precioso para ti”.

En este caso la atención está en lo que María siente y no en lo que los demás han dicho de su vestido. Eso no es importante, lo importante es lo que ELLA piensa de su vestido o de sí misma. Lo que opinen los demás no debería influir en lo que nosotros creemos. En este caso no hay victima ni culpable. Su vestido sigue siendo precioso a ojos de ella. De este modo les fortalecemos a ellos (nuestros hijos) y no damos importancia a lo que los demás dicen o piensen. Esta actitud, en mi opinión, les da poder, los fortalece. Su criterio y lo que opinan no puede depender del criterio y opinión de los demás. Si, nosotros como padres, no damos importancia a lo que los demás puedan opinar de nosotros o de nuestros hijos, les estaremos dando herramientas para aumentar su autoestima y crecimiento personal. Cuando valoramos mucho lo que los demás piensan o dicen de nosotros o de nuestros hijos les estamos enseñando, inconscientemente, a buscar aprobación fuera de sí mismos. Sería fantástico que en un futuro a nadie le pudiera hacer daño lo que los demás piensen de nosotros y seguir siendo nosotros mismos a pesar de lo que la gente diga y opine.

En nuestras manos está el darles a nuestros hijos este poder o en arrebatárselo. Por mucho que nos duela algo… Lo importante es lo que nuestros hijos sienten no lo que los demás digan o hagan. No cometamos el mismo error que nuestros padres nos enseñaron a nosotros. Rompamos esa cadena. Es muy doloroso ver que nuestro/a hijo/a llora o lo pasa mal. Y lo más fácil es defenderlos a ellos y culpabilizar a los demás de su pena. Pero si lo pensamos un poco más profundamente, eso no les ayuda demasiado si no que los deja más indefensos y dependientes de nuestra aprobación y la de los demás.

Ante situaciones en donde un niño tiene la necesidad de herir o hacer daño a otro sea física o emocionalmente, también, podemos manejarlo de tal forma que nuestro hijo salga reforzado sin la necesidad de criticar al otro si no de comprenderlo. La empatía en estos casos es imprescindible. Si somos empáticos sabremos tomar mejores decisiones. Si intentamos ver los motivos por los cuales un niño “necesita” hacer daño a otro (se siente mal, no recibe lo que necesita de su entorno… Los niños solo se portan “mal” cuando se sienten mal) entonces seremos más fuertes a la hora de manejar nuestras emociones. Los niños también necesitan ser capaces de ver que no todos los niños están en igual de condiciones que ellos y que algunos se comportan “así” por varios motivos, pero siempre tienen un motivo valido aunque su actitud no nos guste. Hay algo que les provoca actuar de ese modo. Lo esencial sería buscar la causa. Este enfoque puede ayudar a nuestros hijos a ser compasivos y empáticos con los niños que no les tratan como a ellos les gustaría.  En vez de verse ellos mismos como la victima pueden darle la vuelta a la tortilla y ver al agresor como la victima que simplemente no sabe ni puede hacerlo mejor. Pero para que un niño pueda dar ese enfoque es imprescindible que, nosotros, los padres, lo veamos así y les demos y mostremos ese modelo y camino.

Si te ha gustado, puedes compartirlo en tus redes.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

11 comentarios en “La influencia de nuestra actitud en cómo nuestros hijos viven y gestionan sus emociones”

  1. Me ha encantado y me ha recordado también mi propia experiencia. De hecho hace unos meses compartí mi experiencia con el bullying (al igual que tú, yo también soy de las que le ayuda escribir) y me sorprendió muchísimo que lo leyó mucha más gente de la que me suele leer (no mucha), incluso amigas de la infancia o amigos de mis padres. En él contaba cómo nunca, ni siquiera de niña, sentí rabia hacia quienes se reían de mí y me llamaban gorda, vaca, foca… Sino que veía más allá, veía como solo se reían de mí cuando se juntaban, pero me trataban bien cuando estaban solos conmigo, como otros de los que se reían se unían a las burlas (parecía que yo era la única que no se burlaba del resto), veía también cobardía en sus actos, se reían de mí por miedo a que si no lo hacían otros se riesen de ellos… A veces me sorprende pensar en todo lo que era capaz de ver a pesar de ser una niña pequeña. Espero ser capaz de darle una educación a mí peque que le ayude también a ver esas cosas, a no sentirse una víctima. Un abrazo

    Responder
  2. Gracias Yvonne, no tengo palabras, estás ayudandonos muchísimo a muchos padres a ser mejores padres cada día, estoy enganchada a tus articulos y a tu libro Dar Voz al niño. Gracias de corazón!!!!!!!!!!!!!

    Responder
  3. Además de estas situaciones verbales, también añado otras situaciones con un componente físico. Ya no hablo de cuando l@s niñ@s acuden a las manos para defenderse de un ataque, para lo cual puede valer la misma respuesta que arriba mencionas, sino a cuando se caen al suelo o se golpean con algo (mueble,pared,puerta,…). Cuántas veces he oído eso de «el suelo tonto» o «la puerta mala». Aquí se sigue enfocando la actitud en que algo de fuera «me hizo daño » o,lo que es lo mismo,»la culpa la tienen los demás». Cómo cambiaría también la percepción si les decimos » te has golpeado con la puerta y te duele. La puerta está dura y tus huesos también. No te has dado cuenta ahora de que estaba ahí y te has chocado,verdad?»
    Es increíble como lloran el dolor momentáneo y a los minutos ya están con otra cosa.
    Un abrazo fuerte

    Responder
  4. Qué bello Artículo!!
    Me encantó, y debo decir que sin saber que servía de algo el susurrar a mí hija en el oído diciendo que la quiero más de lo q se imagina, y pidiendo disculpas por el error del día…lo venía haciendo… mientras duerme, pero debo reconocer que hay cosas que tengo que mejorar!!
    Veré cómo puedo adquirir el libro.

    Responder
  5. Hola Ivonne,
    Antes de nada muchas gracias por acompañarme!!! te leo y releo en mis ratos de ocio.
    También aplicaría para el caso que mi hija se enoja porqué no está ganando a futbol y le dice a su hermano, «eres un pesado». El pequeño normalmente no dice nada, pero cómo tendría que actuar yo? No me gusta que se etiquete al niño y de otra parte me gusta que ella saque su enojo pero no de esta manera…
    Cualquier comentario o ayuda será bienvenida.
    salud

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Al seguir navegando estás aceptando nuestra política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies

Consigue GRATIS mi ebook